ALBORADA - SAYRI ÑAN

8.21.2011

TÚPAC AMARU - FUGA Y PRISIÓN





Como su antepasado Tupac Inca Yupanqui, que habia penetrado en la región de los Antis para conquistar y ampliar las fronteras del Imperio, Tupac Amaru también lo hizo, pero por la necesidad de escapar de los españoles que habian tomado el ultimo reduto de resistencia Inca, Vilcabamba.
Tupac Inca Yupanqui y sus capitanes habian entrado en los bosques amazónicos, los más terribles y temibles, con muchos ríos, donde soportaron muchas cosas, además del cambio de clima en los bosques cálidos y húmedos del Antisuyo. Los soldados de Inca Yupanqui se enfermaron, y muchos murieron. Tupac Inca Yupanqui se perdió en los bosques, con un tercio de los hombres que vinieron con él a la conquista, durante mucho tiempo, sin saber cual dirección seguir, hasta que Uturuncu Achachi lo volvió al camino.
En esta ocasión Tupac Inca Yupanqui (1) y sus capitanes conquistaron cuatro grandes tribus, la tercera se llamaba Mañaris o Yanasimis, que significa los de la boca (lengua) negra, y la provincia de los chunchos. En el descenso del río Tono, penetraron lejos hasta Chiponauas. El Inca mandó otro gran capitán, llamado Apu Curi-machi, por la ruta que ahora llaman de Camata. Esta ruta era en la dirección de la salida del sol, y él avanzó hasta llegar al río que conocia sólo por los informes, llamado Paytiti, donde estableció los pilares de la frontera del Inca Tupac Yupanqui.
Esta expedición de Túpac Inca Yupanqui en la montaña de Paucartambo, y por el rio Tono es tan importante que Garcilaso de la Vega la describe en muchos capítulos. Él dice que cinco ríos se unen para formar el gran Amaru-Mayu o río serpiente; él se inclinaba a pensar que era un afluente del Río de la Plata y describe feroces batallas con los chunchos, que se redujeron a la obediencia.

"Mas como la montaña de arboleda era espesísima y llena de maleza, no podían romperla, ni sabían por dónde habían de caminar para dar en las poblaciones que abscondidas (sic) muchas estaban en el monte. Y para descubrillas (sic) subíanse los exploradores a los árboles más altos, y adonde vían (sic) humos, señalaban hacia aquella parte. Y así íban (sic) abriendo el camino hasta que perdían aquella señal y tomaban otra...". (Sarmiento de Gamboa)

En las cuencas de los rios Marañon, Huallaga y Ucayali (2), en abril o mayo, al término de la estación de las lluvias, aparece el período de floración del estrato arbustivo que cubre la mayor parte del territorio. Formando comunidades puras o mixtas, las hierbas predominan, tapizando los claros con sus gramíneas y poáceas, dando la impresión de dominar.

"Entró pues Topa Inga (Tupac Yupanqui) y los capitanes dichos en los Andes, que son unas terribles y espantables montañas de muchos ríos, adonde padeció grandísimos trabajos, y la gente que llevaba del Pirú (sic), con la mudanza de temple de tierra, porquel (sic) Pirú es tierra fría y seca y las montañas de los Andes son calientes y húmedas, enfermó la gente de guerra de Topa Inga y murió mucha.  Y el mesmo (sic) Topa Inga con el tercio de la gente quél (sic) tomó para con ella conquistar, anduvieron mucho tiempo perdidos en las montañas sin acertar a salir á un cabo ni á otro, hasta que Otorongo Achachi (uno de los capitanes del Inca) se encontró con él y lo encaminó." (Sarmiento de Gamboa)

Según los expertos, los bosques amazónicos se caracterizan por tener una alta diversidad de especies de flora y fauna, pero con una baja concentración de individuos por área. Es más fácil encontrar decenas de ejemplares de distintas especies, en un espacio determinado, que diez individuos de la misma especie en la misma área (3).

Sotobosques y campos abiertos, diversifican las hierbas, formando un mosaico de cobertura para sus estratos arbustivos que, con lluvias abundantes, generan herbáceas de vida efímera que se marchitan y desaparecen cuando cesan las precipitaciones, quedando solamente las cactáceas y arbustos más resistentes.

En la llanura amazónica, cubierta por un estrato de árboles de hasta cincuenta metros de alto, que se caracterizan por cúpulas yuxtapuestas que impiden el paso de los rayos solares al sotobosque, además de los fustes robustos que sirven de apoyo a muchas especies trepadoras como las lianas que ascienden por el tronco en busca de luz para florecer.

"Conquistó Topa Inga y sus capitanes desta vez cuatro grandes naciones. La primera fue la de los indios llamados Opataries y la otra llamada Manosuyo y la tercera se dice de los Mañaries ó Yanaximes, que quiere decir los de las bocas negras, y la provincia del Río y la provincia de los Chunchos. Y por el río de Tono abajo anduvo mucha tierra y llegó hasta los Chiponauas. Y por el camino, que ahora llaman de Camata, embió (sic) otro grande capitán suyo llamado Apo Curimache, el cual fue la vuelta del nacimiento del sol y caminó hasta el río, de que agora (sic) nuevamente se ha tenido noticia, llamado el Paytite, adonde puso los mojones del Inga Topa."(Sarmiento de Gamboa)

Sorprendentes paisajes en laderas verticales por donde caen las cataratas. Caminos abruptos que descenden desde los bosques de neblina, hasta dos mil metros, llenos de epífitas, bromeliáceas, orquídeas y hierbas de hojas colgantes y anchas.

Estrechas quebradas cuyos pisos de vegetación muestran diversas plantas con flores de mucho colorido, hierbas y arbolillos de fuste mediano. Bosques con plantas trepadoras de flores rosadas de inflorescencias que cargan las ramas hasta el mismo río. Arbolillos de tronco bajo, de hojas largas con el tallo tendido sobre el suelo, sin arraigar en él, de semillas duras y blanquecinas, redondeadas.

Por las coronas de los arboles entre veinticinco y treinta y cinco metros de alto, donde las coronas se entrelazan unas con otras, existe un estrato que los expertos llaman de dosel de las coronas contínuas. Si lo vemos desde el aire este estrato parece un tapiz continuo, lleno de verdor. Como dispone de abundante luz solar, en él crecen muchas plantas epífitas como bromelias y orquídeas, entre las ramas, completandose con ramas y hojas de las plantas trepadoras. Con la abundancia de hojas, flores y frutos que mantienen esa red trófica, una gran variedad de animales vive alli, sin nunca descender al suelo.

Las coronas de los arboles más altos, que sobresalen del dosel continuo de coronas, como la castaña, forman el dosel de las coronas emergentes. Por las fustes o troncos de los árboles, ampliamente cubiertos de plantas epífitas, como bromelias, aráceas, helechos, y además lianas de las plantas trepadoras, existe un mundo en miniatura. Entre los fustes, donde se encuentran huevos, acumulación de materia orgánica y un complicado sistema de troncos muertos, se desarrolla una activa vida animal, con mamíferos, aves, reptiles, anfibios, insectos.Al descender un poco más, el estrato de sotobosque, de poca densidad, conformado por arbustos y hierbas que sobreviven bajo la escasa luz que logra penetrar hasta allí.



Con una capa más o menos profunda de materia orgánica, donde se desarrolla una intensa vida animal, entre los restos de hojas y troncos en descomposición, en el cual actúan los organismos descomponedores de la materia orgánica, nosotros bajamos al suelo.


Bajamos al suelo...

En 1572, los españoles, en la persona del general Martín Hurtado de Arbieto, deseaban mucho prender a Tupac Amaru, en la creencia de que la guerra no terminaria hasta que fuera capturado y que, mientras el Inca fuera libre, todos estarian revoltosos. Entonces, incluso con la toma de Vilcabamba, mandó que el general Martín García de Loyola fuese en su búsqueda, y en busca de su tío Hualpa Yupanqui, general de los Incas, que se escapara con él.
 
"Salieron con él cuarenta soldados por el río Masahuay de los Manaris, provincia de los Andes, indios chunchos, y fueron caminando y cuarenta leguas de Vilcabamba, y en este río, que va a dar al Marañón, o es el mismo Marañón, y desemboca en la mar del norte, hallaron en él seis maderos livianísimos de balsa, que eran con los que el Ynga y sus capitanes y gente habían pasado de la otra banda,..." (Murúa)

"Estando alojados, a mediodía, él y sus soldados en la montaña de grandísima arboleda y muy

altos manglares, vieron estarse lavando en el agua de esta otra parte cinco indios chunchos, y uno
que estaba en atalaya, pescando con su flecha sábalos (4), de que hay grandísima abundancia en
aquel río, y a flechazos los matan los indios dentro del agua. El capitán trató que como se
podrían coger algunos indios de aquellos, para tomar lengua y saber del Ynga, pues otros no lo
podrían saber mejor, y ordenó que seis soldados se aparejasen." (Murúa)

"En entrándose los indios en la montaña, se metiesen de dos en dos en las balsas y pasando de la otra parte procurasen tomarlos como pudiesen, porque parecían humos en la montaña, y era que hacían de comer en un bohío, que tenía trescientas y cincuenta brazas de largo, con veinte puertas,..." (Murúa)

"Puestos de la otra banda se metieron así al lugar que tenía marcado, y tuvieron tan buena ventura que dieron de repente con siete indios chunchos, y con singular presteza cogieron los cinco luego, y los dos se les escaparon por causa de haber en el bohío tantas puertas. No tuvieron lugar de
tomar sus flechas, que las tenían de colas de bayas." (Murúa)

"Hallaron en el bohío maíz cocido y más de cincuenta sábalos. Aseguraron a los chunchos, con muestras de mucho amor; hablándoles por lengua de un indio que pasó con ellos que sabía la suya, les dijeron que no tuviesen temor ninguno, que no se les haría mal ni agravio." (Murúa)"Salieron con ellos del bohío y por la montaña se descubrieron en la ribera del río, haciendo salva con los arcabuces a los compañeros que estaban de la otra banda. Luego, pasando las balsas, se metieron en ellas el capitán Martín García de Loyola y sus soldados y pasaron el río, donde comieron muy de reposo y con gran contento y alegría de la presa que habían habido, porque hallaron en el bohío treinta cargas de ropa finísima del Ynga, y muchos terciopelos raros y seda rica, muchos fardos de Ruán y Holanda, paños y pajas, borceguíes y mucha plumería de Castilla de la tierra y, sobre todo, abundancia de vasos de oro y plata, y vajilla del servicio del Ynga." (Murúa)

"Se regocijó toda la gente con tanta y tan rica presa, pareciéndoles que no podía dejar de estar Tupa Amaro muy cerca de allí, pues tantas cosas suyas había en el bohío, guardadas por aquellos chunchos. Luego trató el capitán Martín García de Loyola, que por medio de intérprete con los indios chunchos trató, que su curaca pareciese, y con dádivas y regalos que les hizo pareció Ispaca, su cacique, y vino donde estaba el capitán, el cual le recibió muy bien." (Murúa)

"Este era principal de los indios manaries chunchos, al cual hizo una plática, persuadiéndole que dijese dónde estaba Tupa Amaro. Para más obligarle le dio ciertos vestidos del mismo Ynga, y plumas de Castilla, y que si trataba verdad con fiel modo que le daría mucho más y no se le haría mal en su tierra, ni a su gente." (Murúa)

"El Ispaca atemorizado dijo que cinco días había que partiera de aquel lugar, para entrarse
en la mar en canoas, e irse a los Pilcosones, otra provincia la tierra dentro.

Que su mujer de Topa Amaro iba temerosa y triste por ir en días de parir, y que él mismo, como la quería tanto, le ayudaba a llevar su hato, y le aguardaba, caminando poco a poco.

Con darle aquellos dones y vestidos del Ynga al Ispaca, no los quiso recibir, diciendo que fuera grandísima traición que hiciera a su señor." (Murúa)

Martín García de Loyola prendió al jefe Ispaca, y aquella tarde mismo partió en busca de Tupac Amaru, porque no se escapase con su general Hualpa Yupanqui. Dejó en el bohío, cinco soldados para que guardasen la presa, ropa y vajilla, y cuatro indios, que le enviasen de comer.
Con treinta y siete soldados se metió en la montaña por el camino que seguira el Inca, y detrás dél fue luego la comida - diez cargas de maíz, cinco de maní, tres de camotes y ocho de yucas.
Caminaron quince leguas hasta donde dieron con Tupac Amaru.

"...que se había desviado del camino, y junto a un brazo, de mar, que así se puede llamar aquel río grande. Si el día que tuvo la nueva Martín García de Loyola, y otro siguiente, no camina, no le pudiera alcanzar de ninguna suerte, porque aquel día habría hecho grandes cosas con su mujer,
inoportunándola [para] que se metiera en la canoa para que caminaran la mar adelante. Pero ella
se temió grandemente de meterse en aquel piélago, que tenía más de ciento y cincuenta leguas de
mar, y así fue la causa de su prisión y muerte. Porque si se entra en la canoa y se hace a lo largo
era imposible cogerles, porque ya les habían traído comida, matalotaje para pasar aquel piélago
de otra parte, y con esto se les fueran de las manos." (Murúa)

Caminando a las nueve de la noche dos soldados mestizos, que iban delanteros, llamados Francisco de Chávez y Francisco de la Peña, descubrieron una candelada de lejos, y fuéronse llegando poco a poco hasta llegar adonde estaba el Inca Tupac Amaru con su mujer y su general Hualpa Yupanqui, que se estaban calentando.

"Como dieron sobre ellos, por no alborotarles les hicieron mucha cortesía, diciéndole que no se alborotase y que su sobrino Quispi Tito estaba en Vilcabamba seguro y muy bien tratado, sin que se le hubiese hecho ningún disgusto ni mal tratamiento, y que allí iban por él sus parientes... Estando en esto, llegó el capitán Martín García de Loyola, con Gabriel de Loarte y los demás soldados, y prendió al Ynga, y habieno estado aquella noche con mucho recato y cuidado, por la mañana de vuelta hacia Vilcabamba donde llegaron, sin sucederles cosa ninguna, en salvamento."(Murúa)

Vilcabamba, destruida y quemada, vió entrar, una vez más, el Inca, abrigándolo en su regazo, ahora como prisionero, durante más de un mes antes que el general Arbieto, por orden del Virrey Francisco de Toledo, enviase a todos los presos al Cuzco.

"Era Topa Amaro Ynga muy afable, bien acondicionado y discreto y de muy buenas palabras y
razones, grave y de pecho que no se le dio cosa ninguna, ni mostró hacer estima ni caudal por
todo cuanto allí perdió, y le quitó Loyola, y los demás soldados que habían ido con él, más de
una pluma betada con oro tirado, cola de guacamaya. Por una manta colorada, que parecía raso
fino de Granada, le pesó se la diese al cacique Ande en su persona, con una camiseta de
terciopelo negro, y por esto se desabrió y mostró disgusto con el Martín García de Loyola, pues
le dio de rempujones, rogándole más de millón y medio a lo que comúnmente se dice en oro,
plata, ropa de Castilla, sedas y muchas barras de plata, fuentes y aguamaniles y otras piedras
ricas, y joyas y vestidos." (Murúa)


"Así los envió presos a la ciudad del Cuzco, y con ellos vinieron también Curi Paucar Unia y Colla Topa, sus capitanes y otros prisioneros de los más principales, que mandó el virrey le llevasen adonde él estaba, para verlos y ejecutar lo que tenía en su pensamiento hacer,..."

"Viniendo así al Cuzco cayó malo Huallpa Yupanqui, tío de los yngas, de flujo de vientre y sangre, y apretándole la enfermedad vino a morir de ella sin llegar al Cuzco, una legua dél, porque no viese el dolor y tristeza que en él se aparejaba a su sobrino Tupa Amaro dentro de pocos días." (Murúa)

"Este Topa Amaro y su mujer entregó al capitán Loyola al general Martín Hurtado de Arbieto,
 al cual hizo, en sabiéndolo, el virrey don Francisco de Toledo merced de la gobernación de Vilcabamba, el cual luego se intituló en ella Señoría." (Murúa)


El Oriente era para los Incas la tierra de los Antis, el Antisuyo, donde las tribus selváticas como Manaríes, Opataríes, Chiponayas, Monobambas, Chunchos, Mojos, Chachapoyas y otros, eran las etnias que constituían la frontera Este del gran Tahuantinsuyu. Más allá de rios caudalosos, pantanos temibles, clima adverso y terreno incierto, animales salvajes, insectos y canibales.

En este paisaje, que adensa verdes profundos en los bosques, como en una pintura antigua,
después de cruzar la extensión de valles y laderas cubiertas de matas, adentrando sin mapas ni brújula, los españoles no descansaron hasta la detención de Tupac Amaru, el último Inca del Tahuantinsuyo, cuando se redujo a Vilcabamba a ruinas.

Los límites habían sido empujados hacia la foresta amazónica como fortificaciones y guarniciones militares, puestos de avanzada que ahora se camuflan debajo de trepadoras, musgos y lianas. Solo ruinas arqueologicas que perpetuan la presencia Inca hasta rincones ocultos.


Pensando en la fuga de Tupac Amaru, creo que estaba tratando de llegar al mítico Paititi, donde estaría a salvo. Un camino, descrito de una manera vaga por los cronistas, que conducia para  "salida del sol" hasta el rio  Madre de Dios (5).

"El Inca no pudo dominar a los bárbaros por la fuerza, por eso los trajo a sí con halagos y dádivas, hasta tener sus fortalezas junto al río Paititi y gente de guarnición en ellas."(Vaca de Castro)

"... se embarcaron en sus balsas y se hecharon río abajo, donde tuvieron grandes batallas con los chunchos, que vivían en las riberas a una y otra mano del río Amarumayo.... Al fin de muchos trances en armas i de muchas pláticas, se redujeron a la obediencia y servicio del Inca todas las naciones de la una i otra ribera de aquel gran río i enviaron en reconocimiento de vasallaje muchos presente al Inca Yupanqui... Reducidas las naciones de las riberas,... ...pasaron adelante i sujetaron muchas naciones más, hasta llegar a la provincia que llaman Musu... que está a 200 leguas del Cusco."(Garcilaso de la Vega)


Todos los documentos coloniales que hacen referencia de manera específica al Paititi, dicen ubicarlo a unas 200 leguas de Cusco (aprox. 1.100 Km. al Este).

"Pasado el río Paitite... ...se dan noticias de una sierra muy rica de metales, y en ella hay grandísimo poder de gente al modo de los del Pirú (sic) y de las mismas ceremonias y del mismo ganado y traje. Los indios de estas provincias son gente alzada, vestida de algodón y todos con ritos y ceremonias que son como los Yngas del Pirú y es tierra de minas de oro." (Juan Álvarez Maldonado)

Padre Diego Felipe de Alcaya sostiene que, después de las campañas de Túpac Yupanqui, un sobrino del Inca Huayna Cápac ejerció el poder de los territorios ocupados del Antisuyo.

"Una vez que el sobrino del inca sujetó el territorio despachó a su hijo a que diese al Inca cuenta de lo conquistado, pero le encargó el secreto de la Tierra Rica, para que no se la quitase; y que sólo le dijese que había encontrado plomo (Titi en su lengua significa plomo y Pay ‘aquel’). Y lo mismo encargó a los 500 indios que le dio para que lo fueran sirviendo hasta el Cuzco. Y le mandó que trajesen sus mujeres e hijos, y las tías y madres de sus hijos; y que le dijesen al Inca que por ser aquella tierra buena para la labranza la había poblado y que le enviara carneros y semillas."(Padre Alcaya) 


"Llegado Guaynaapoc (‘Rey Chico’) a la ciudad de Cuzco alló la tierra controlada por Francisco Pizarro y a su tío (el Inca reinante) preso, y al otro Inca retirado en Vilcabamba. En esta ocasión, combocó (sic) Guaynaapoc a los indios a que lo siguieran a la nueva tierra que ahora llamamos Mojos. Siguieron a Guaynaapoc 20 mil indios (muchos más de los que pasaron a Vilcabamba con su rey), llevando consigo gran suma de ganado de la tierra y oficiales de platería. Y pasó al Paititi, donde fue recibido por su padre y soldados muy alegremente."(Padre Alcaya)
Estoy convencida que cuando los españoles ocuparon la ciudad de Vilcabamba la Vieja y entraron en la selva hasta capturar al Inca Túpac Amaru, el Inca estava en busca de asilo en Paititi.

"Con su vuelta (la de Guaynaapoc) se perdió noticia de esta gente, aunque siempre he oído decir que se trata de gente del Cuzco. Y cuando S. M. mandó a Don Melchor Inca a España en 1602, se vio en Cuzco mucha gente nueva, y se dijo que habían venido a despedirse de él."





Paititi, ¿fortaleza incaica o sueño, fantasia o realidad?


"Pasado el rio llamado Paitite la qual tierra tiene llanos que enpiecan desde pasado el dicho rio. Estos llanos ternan de ancho quinze leguas poco mas según la quenta de los indios hasta una cordillera de sierras alta de nieves que la semejan los indios que la han visto como la del piru pelada. Los moradores de los llanos se llaman corocoros y los de la sierra se llaman pamaynos. Desta sierra dan noticia ser muy rica de metales en ella ay grandísimo poder de gente al modo de los del piru y de las mismas cirimonias y del mismo ganado y traje y dizen que los yngas del piru viniero dellos. Es tanta gente y tan fuerte y diestra en la guerra que con ser el ynga del piru tan gran conquistador aunque enbio al paitite por muchas veces a muchos capitanes no se pudo valer con ellos antes los desbarataron muchas vezes y visto por el inga quan poco poderoso era para contra ellos determino de comunicarse con el gran señor del paitite y por via de presentes y mando el ynga que le hiziesen junto al rio paitite dos fortalezas de su nombre por memoria de que avia llegado allí su gente. Esta es la noticia de mas cantidad y riqueza de toda la amarica…en la provincia del Paitite ay minas de oro y plata y gran cantidad de anbar quajado. En la cordillera de la nieve ay cantidad de ganado como lo del piru aunque es mas pequeño. Los naturales visten lana y ay chinilla y piedras de rico cristal." (Maldonado)

Pedro de Candía en 1538, adentró en la selva del actual Madre de Dios como el primero explorador que logró avanzar en las selvas del Antisuyo, navegando por el Río Madre de Dios (llamado entonces Amarumayo o “río de las serpientes”). Juan Álvarez Maldonado, en su expedición de 1567-1569, entró en la cuenca del Río Madre de Dios atravesando el valle del Río Tono y llegando al lugar entonces llamado Opatari. Cuando Maldonado regresó a Cuzco remontó el Río Tambopata y, volviendo al altiplano andino, pasó por San Juan de Oro.


En la relación que Juan Álvarez Maldonado hizo una vez que llegó a Cuzco, llamada Relación de la Jornada y descubrimiento del Río Manu (1572), él describe la tierra del Paititi en varias momentos.

"El oriente veinte y cinco leguas mas abaxo entra en este rio de paucarguambo, por la mano izquierda que deziende de los minaries ques hacia donde està el ynga. Desde este rio abaxo se llaman rio magno, y ansi se llama todo lo que del se sabe y cinquenta leguas mas abaxo entra el rio de cuchoa, en el por la mano derecha que nasce de la cordillera del Piru en los andes de cuchoa en el qual al nacimiento suyo entran los ríos de cayane rio de sangaban rio de pule pule y cuando entra en el Magno es una mar. Veinte leguas mas abajo entre en este rio el rio de Guariguaca, por la mano izquierda que nasce en la provincia de los yanagimes de las bocas negras, ocho leguas mas abaxo sobre la mano derecha entra en el magno el rio de parabre, que nasce en la cordillera de carabaya…y doce leguas mas abaxo entra el rio de Zamo por la mano derecha, por la espaldas de los Toromonas nasce en los mitimas de los Aravaonas. Trenta leguas mas abajo por la mano derecha entra el rio de los Omapalcas.. ...cient leguas deste rio, entra el rio magno en el rio y laguna famosa del Paitite y en el mismo rio o laguna del paitite entra el poderoso y espantable rio de Paucarmayo ques apurima avancay bilmcas y xauja y otros muchos que nascen entre estos y desta laguna sale la buelta del Este casi al Nordeste hazia la mar del Norte. Es de notar que el Paucarmayo, entra en el Paitite sobre la mano izquierda. Hasta el Paitite se llama este rio Magno y desde allí baxo se llama Paitite. Desde donde nasce hasto donde se cree que averiguadamente va a salir a la mar del norte corre mas de mil leguas largas a las riberas deste rio Magno y los que entran en el de la cordillera del piru hasta el paitite están descubiertas muchas y se tiene noticia cierta de otras muchas provincias …" (Maldonado)


El teniente Juan Recio de León, en las primeras décadas del siglo XVII, emprendió varios viajes a la zona del Beni (cerca a la confluencia con el Tuychi), en la tierra de los Anamas, los nativos que Juan Álvarez Maldonado conoció.


"...Me trajeron tres o cuatro indios principales, muy vaqueanos, y haciéndoles preguntas respondieron que por tierra o por agua llegaban en cuatro días a una gran cocha (laguna) y que hay en ella muchas islas, muy pobladas de infinitas gentes, y que al señor de todas ellas le llaman Gran Paytiti. Diéronme también noticia estos indios de mucha cantidad de gente... que son muy riquísimos de plata y ganado de carga de los que se crían en el Pirú (sic). Contaron también que... todos estos indios visten de algodón. Usan ritos y ceremonias iguales que los del Perú, por ser indios procedidos de los que el Inca entró aquí de guarnición. Están retirados en el dicho descubrimiento del Paititi la mayor parte de los indios que faltan del Perú."(Juan Recio de León)


Para terminar hay un hermoso relato del guía Francisco "Pancho" Cobos Umeres (natural del valle del Vilcabamba y gran conocedor de la zona) en el ensayo "Expedición Vilcabamba - Romantismo, Ciencia y Aventura - Los Exploradores y el Imaginario", del Profesor  Fernando Jorge Soto Roland (Profesor en Historia-Director de la Expedición Vilcabamba '98). Según Francisco, para muchos moradores del valle, el Paititi es una ciudad perdida bajo tierra que está encantada. Según él, las personas cuentan que...


"apenas están arribando empieza a cambiar el clima, se nubla, comienza a llover... Y también hay muchas víboras en el camino. Pero, así todo, hay personas que han entrado, que lograron traspasar la primer puerta, que es muy linda, hermosa, de piedras finísimas. Adentro es todo un edificio como un palacio, una vivienda inca. Y es muy difícil penetrar porque está lleno de serpientes y víboras venenosas. La gente que ha retornado de ese lugar ha sido picada. Esta es la historia que cuentan muchas personas sobre el Paititi, la ciudad perdida."


"Corazón del corazón, tierra india del Paititi,

a cuyas gentes se llama indios:
todos los reinos limitan con él, pero él no limita con ninguno.
Estos son los reinos del Paititi, donde se tiene el poder de hacer y desear,
donde el burgués solo encontrara comida y
el poeta tal vez pueda abrir la puerta
cerrada desde antiguo, del mas purísimo amor.
Aquí puede verse el color del canto de los pájaros invisibles.
(mapa del Paititi)




                                 ************



(1) "Conquistó Tupac Inca y sus capitanes de esta vez cuatro grandes naciones. La primera fue la de los indios llamados Opataries y la otra llamada Manosuyo y la tercera se dice de los Mañaríes o Yanaximes, que quiere decir los de las bocas negras, y la provincia del Río y la provincia de los Chunchos. Y por el río de Tono abajo andovo mucha tierra y llegó hasta los Chiponanas. Y por el camino que ahora llaman de Camata envió otro grande capitán suyo llamado Apu Curimachi, el cual fue la vuelta del nacimiento del sol y caminó hasta el río de que ahora nuevamente se ha tendo noticia, llamado el Paytiti, adonde puso los mojones del Inca Tupac." (Sarmiento de Gamboa)

(2) La región de los Pongos es muy importante por que de no existir el río Marañón no llegaría a juntarse con el río Ucayali para formar el río Amazonas, que no seria el río largo y caudaloso que es. El rio Marañon posee un valle ubicado en la cordillera occidental de los Andes.


(3) El Parque Nacional del Manú se extiende desde los 300 msnm, en la confluencia del río Manú con el río Madre de Dios, hasta los 3.800 msnm en la cumbre de la montaña Apu Kañajhuay. Algunos investigadores creen que en las zonas vírgenes de esta reserva se halla el Paititi o ciudad perdida de los Incas.


(4) sábalo - m zool Pez osteíctio, del orden clupeiformes ( Alosa alosa ) ; de cuerpo algo aplanado, lomo amarillento y vientre blanco. Desova en los ríos. Su carne es muy apreciada.

(5) El río Madre de Dios, conocido también con el nombre de Amaru Mayo (o Magno), se origina en la Provincia de Paucartambo, en Cusco, con el nombre de Picopata. Vierte sus aguas en el Amazonas, en territorio brasileño, con el nombre de río Madeira. Recibe varios afluentes que forman importantes valles de Selva Alta - Cosñipata, Tono, Piñipini y Pantiacolla. Al recibir las aguas del río Manú, incursiona en la Selva Baja, formando un valle poco habitado. Por la margen izquierda su afluente es el Tacuatimanú o de las Piedras. Por su margen derecha, recibe los ríos Inambari y Tambopata que forman los importantes valles de Selva Alta. Uno de los afluentes del Inambari es el Marcapata, en el Cusco, que forma, hoy día, un valle densamente poblado. (Enc. Historia y Geografia del Peru)



Fuentes

-Fray Martín de Murúa, Historia General del Peru.
-Historia de los Incas, Pedro Sarmiento de Gamboa, (Madrid, España 2001).
-Enciclopedia de Historia y Geografía del Perú, Techmedia 1998.
-Comunidades Vegetales de la Cuenca Superior de los Ríos: Marañón, Huallaga y Ucayali (pdf)
-Relación de la Jornada y descubrimiento del Río Manu (1572), Juan Alvarez Maldonado.

-Yuri Leveratto, El reino amazónico del Paititi (Copyright 2010).




8.13.2011

VILCABAMBA LA VIEJA - RUINAS EN EL OLVIDO


                     (“Mil Escaleras”, camino Inca de acceso a Vilcabamba la Vieja)

«Para que se saquen de los Reynos del Piru a los hijos de los Yngas». (anotación en el documento firmado en Cuzco el 4 de octubre de 1572 por el secretario del virrey don Francisco de Toledo, Álvaro Ruiz de Navamuel) (1)


Siguiendo la ruta dejada por los Incas, en dirección a la fuente del río Vilcabamba, en el paso Qollpaqasa, a más de cuatro mil metros de altura, las sombras asolan el paisaje con sus verdes impresionantes, arrastrando la vegetación por las laderas hasta el fondo a sus pies. Arriba, los picos nevados más allá de los seis mil metros.

Marcado por sonidos de animales y pájaros de la selva, como el pájaro tunki, por ejemplo, de la familia del "gallito de las rocas", el río Consevidayoq lanza sus aguas, rompiendo un camino en las piedras, como hace quinientos años. Alli también se encuentra la flor "Raymondi" que sólo se puede ver en este lugar. Esta flor mide aproximadamente 3 metros y es la flor más grande del mundo. Entonces estamos a 1420 metros sobre el nivel del mar.

Sigue el río su curso, sorprendido por todos esos ruidos que parecen despertar las voces antiguas. Nosostros somos los que asustan a los fantasmas de ese pasado lejano. Llegamos a Vilcabamba la Vieja, que los especialistas llaman "el último bastión de los incas". 

"Otro día de mañana, que fue día del Señor S. Joan Baptista veinte y cuatro de junio de mil
y quinientos y setenta y dos,  el general Martín de Arbieto mandó poner en ordenanza toda la
gente del campo,  por sus compañías, con sus capitanes y los indios amigos, lo mismo con sus generales don Francisco Chilche y don Francisco Cayantopa y los demás capitanes con sus banderas y en ordenanza se marchó llevando el artillería, y caminando entraron a las diez del día en el pueblo de Vilca Bamba, todos a pie, que es tierra asperísima y fragosa y no para caballos de ninguna manera." (Murúa)

Como una enorme tumba vacia, que el tiempo quiso preservar, a la sombra del bosque oscuro y solitario, Vilcabamba fue quemada y vió el último Inca del Tahuantinsuyo ser arrastrado cautivo directo para los brazos de la muerte. Árboles gigantes hacen sombra sobre las paredes del templo, tornando las piedras oscuras en el abandono. Vilcabamba, la ciudad que la selva trató de ocultar, cual un niño inocente que se cubre con velos para preservar.

"Hallóse todo el pueblo saqueado, de suerte que si los españoles e indios amigos lo hubieran hecho no estviera peor, porque los indios e indias se huyeron todos y se metieron en la montaña, llevando todo lo que pudieron. Lo demás de maíz y comida que estaba en los buhíos y depósitos, donde ellos los suelen guardar, lo quemaron y abrasaron, de suerte que estaba cuando el campo llegó humeando, y la casa del Sol donde estaba su principal ídolo quemada. Porque cuando entraron Gonzalo Pizarro y Villacastín hicieron lo mismo, y la falta de mantenimiento les forzó a volverse y dejarles la tierra en su poder, entendieron asimismo que al presente los españoles, no hallando comidas ni con qué sustentarse, se tornarían a salir de la tierra, y no se quedarían en ella ni la poblarían, y con este intento se huyeron los indios, pegando fuego a todo lo que no pudieron llevar." (Murúa)

Vilcabamba permanece cubierta por bosques y rodeada de misterio, ostentando su pasado Inca por todas partes. Atraindo irresistiblemente a los que buscan ese pasado o simplesmente a los que están buscando aventura. Las noches frías suceden a los días calientes en todo el valle hasta Espiritu Pampa.

"El campo descansó allí un día holgándose los soldados en aquel pueblo de Vilcabamba. Otro día, que fue el segundo de la llegada, el General Arbieto mandó llamar a Gabriel de Loarte y Pedro de Orúe, inga de Orúe, y al capitán Juan Balsa, tío de los Yngas Tupa Amaro y Quispi Tito, y a Pedro Bustinza, también su tío, hijos de las dos Coyas, doña Juana Marca Chimpo y doña Beatriz Quispi Quepi, hijas de Huaina Capac, y con ellos otros sus amigos y camaradas que eran los sobresalientes, y les mandó que saliesen por el cerro llamado de Ututo, que es una montaña brava, tras el Ynga Quespi Tito, porque había llegado nueva al general que se iba huyendo con alguna gente hacia los Pilcozones, que es una provincia detrás de los Andes, hacia el río Marañón." (Murúa)

Desde la época de la invasión española hasta 1572, el remanente de la civilización Inca habitó en la región de sierra y selva entre los ríos Urubamba y Apurímac. En 1539, Vitcos, la primera capital de esta región, fue abandonada por Tito Cusi Yupanqui después de la muerte de su padre Manco Inca. Adentrando con su gente más en el bosque, se mudó a la nueva capital, conocida como Vilcabamba la Vieja. Este último refugio fue despoblado y abandonado al ser capturado por los españoles en 1572. Entoces el Inca era Tupac Amaru.


"Entró toda la gente en la ciudad del Cuzco en orden con los prisioneros. El capitán Martín García de Loyola, que era el que había preso a Tupa Amaro, lo llevaba con una cadena de oro echada al cuello, y Quispitito su sobrino iba con otra de plata. Junto dél fueron pasando todos los capitanes y soldados, por su orden como el Virrey lo había mandado, y con ellos los prisioneros de más y menos calidad, y los capitanes y principales orejones." (Murúa)

Como siempre, parece muy difícil determinar el sitio exacto que servió de escenario a los últimos Incas del Tahuantinsuyo. Este último refugio fue capturado por los españoles en 1572, cuando fue despoblada y abandonada. A principios del siglo 20, la ubicación original de Vilcabamba había sido olvidada y su existencia erróneamente puesta en duda.

"El campo descansó allí un día holgándose los soldados en aquel pueblo de Vilcabamba. Otro día,
que fue el segundo de la llegada, el General Arbieto mandó llamar a Gabriel de Loarte y Pedro
de Orúe, inga de Orúe, y al capitán Juan Balsa, tío de los Yngas Tupa Amaro y Quispi Tito, y a
Pedro Bustinza, también su tío, hijos de las dos Coyas, doña Juana Marca Chimpo y doña Beatriz
Quispi Quepi, hijas de Huaina Capac, y con ellos otros sus amigos y camaradas que eran los
sobresalientes,  y les mandó que saliesen por el cerro llamado de Ututo, que es una montaña
brava,  tras el Ynga Quespi Tito, porque había llegado nueva al general que se iba huyendo con
alguna gente hacia los Pilcozones, que es una provincia detrás de los Andes, hacia el río
Marañón." (Murúa)
 
A principios del siglo 20, la ubicación original de Vilcabamba había sido olvidada, siendo su existencia puesta en duda. Hiram Bingham, el descubridor de Machu Picchu y Vitcos, hizo una breve visita al sitio en 1911 declarando que se trataba de un sitio de poca importancia, por acreditar que ya había descubierto el lugar de Vilcabamba Ia Vieja en Machu Picchu.
 
"Los dichos se partieron luego con mucha diligencia tras de Quespi Tito Yupanqui, y fueron caminando por el cerro dicho, con increíble trabajo, sin agua ni comida que hallasen, más que la que habían sacado de Vilca Bamba, y al cabo de seis días el capitán Joan Balsa, que era de
vanguardia (y Pedro de Orúe el segundo y Gabriel de Loarte de retaguardia), dio donde estaba
Quespi Tito Yupanqui con su mujer en días de parir, y con él once indios e indias que le servían,
que las demás gente se había esparcido. Habiéndole cogido dieron la vuelta a Vilcabamba, y lo
que en seis días subiendo habían caminado lo volvieron a bajar en dos. Hallaron en aquella
montaña mucha suma de víboras de cascabel, que dicen, y plugo a la Majestad divina que no
peligró persona ninguna con ellas, porque son dañosísimas. El cansancio y trabajo que en el
camino, con la necesidad, pasaron se les convirtió en flores y contento, mediante la buena presa
que hicieron." (Murúa)
 
"Cazó también otros muchos indios enemigos, que estaban escondidos en la montaña de Sapacatín, y se volvió con los prisioneros a Vilcabamba. En el camino, trayendo a un hijo pequeño de Tecuripaucar, a cuestas, una víbora le picó, y fue tanta la fuerza de la ponzoña, que dentro de veinte y cuatro horas murió de la picadura. Así llegaron a Vilcabamba, donde entregó los presos." (Murúa)

"Así llegaron con él al pueblo de Vilcabamba y se lo entregaron al general en la misma casa del Ynga. Allí les despojaron de todo su bagaje y vestidos, de tal suerte, que en la prisión no les dejaron ropa que poderse mudar, a él ni a su mujer, ni bajilla ninguna de la que tenían, donde padecieron hasta necesidad de hambre y frío, aunque es tierra caliente. Es tal el temple de la tierra que en los bordes de los buhíos y en las traseras las abejas crían panales de miel como los de España, y el maíz se coge tres veces al año, ayudadas las sementeras de la buena disposición de la tierra y de las aguas con que lo riegan a sus tiempo. Se dan ajiales en grandísima abundancia, coca y cañas dulces para hacer miel y azúcar y yucas, camotes y algodón." (Murúa)

Hiram Bingham, cuando descubrió Machu Picchu y Vitcos, en 1911, hizo una breve visita al sitio, donde encontró las ruinas entre la vegetación densa y declaró que el sitio era de poca importancia. Él creía que ya había descubierto el lugar de Vilcabamba Ia Vieja en Machu Picchu.

Sin embargo en 1994 otro norteamericano, Gene Savoy, volvió sobre la ruta tomada por Bingham hasta Espíritu Pampa. Después de un detallado estudio de las crónicas españolas, Savoy llegó a la conclusión de que Machu Picchu no corresponde a las descripciones de Vilcabamba y que Espíritu Pampa se ajusta a la perfección.

"Tiene el pueblo, o por mejor decir tenía, de sitio media legua de ancho a la traza del Cuzco y grandísimo trecho de largo, y en él se crían papagayos,  gallinas, patos, conejos de la tierra, pavos, faisanes, grasnaderas, pavoncillos, guacamayas y otros mil géneros de pájaros de diversos colores pintados, y muy hermosos a la vista, las casas y buhíos cubiertos de buena paja. Hay gran número de guayabas, pacaes, maní, lucmas, papayas, piñas, paitas y otros diversos árboles frutales y silvestres." (Murúa)

"Tenía la casa el Ynga con altos y bajos cubierta de tejas y todo el palacio pintado con grande diferencia de pinturas a su usanza que era cosa muy de ver. Tenía una plaza capaz de número de gente, donde ellos se regocijaban, y aun corrían caballos. Las puertas de la casa eran de muy oloroso cedro, que lo hay en aquella tierra en suma, y los zaquizamíes de lo mismo, de suerte que casi no echaban menos los Yngas en aquella tierra apartada, o por mejor decir desterradero, los regalos, grandeza y suntuosidad del Cuzco, porque allí todo cuanto podían haber de fuera les traían los indios para sus contentos y placeres y ellos estaban allí con gusto." (Murúa)

Vilcabamba... perdida en una inhóspita región de sierra y selva entre los ríos Urubamba y Apurímac. En 1539, Vitcos fue abandonada luego de la muerte de Manco Inca que, antes de morir, recomendó que su gente se trasladara a Vilcabamba. Se trasladó a su gente más en el bosque...

Pero, pensando en las dificultades que estaban experimentando los Incas y el poco tiempo que Manco Inca tuvo para reunir a su gente en un lugar seguro es de imaginar que Vilcabamba ya existía, al menos en su estructura física, y no que fue "construida" por Manco, como muchos atribuyen.

"En el tiempo que andaban estas revueltas en el Collao y Charca hemos visto Manco Ynga, cómo
le daban algún reposo, estando ocupados los españoles con los del Collao, fundó el asiento de
Vilcabamba, en la provincia de Vitcos, y dijo a sus vasallos y a los capitanes que con él estaban:
ya me parece que será fuerza vivir aquí, pues que los españoles han podido más que nosotros y
nos han quitado más tierras y echándonos dellas y de lo que poseyeron y ganaron mis abuelos y
antepasados, poblemos aquí hasta que se muden los tiempos."(Murúa)

"Así juzgo por más acertado volverse a Vitcos, de donde había salido, y comunicándolo con los
suyos, lo hizo, y llegado allá dijo que se estuviesen en Vilcabamba, pues ya no podían con seguridad irse a otras partes, que todo estaba ocupado de los españoles." (Murúa)

La forma como Túpac Amaru fue capturado en la selva será el tema de otro artículo, discutido en profundidad. Por ahora, sólo traté de relacionar lo que es más relevante para Vilcabamb, lo que ocurrió en el lugar. La detención del Inca de Vilcabamba necesita ser contada con más tiempo y cuidado.

"En el tiempo que el general Arbieto envió a los que hemos dicho en busca del Ynga Cusi Tito
Yupanqui y lo trajeron, despachó por otra parte al capitán Martín de Meneses, a que buscase con
mucho cuidado al Ynga Tupa Amaro. El cual salió y llegaron él, y los que en su compañía iban,
seis leguas la tierra dentro, donde dicen Panque y Sapacati, y allí hallaron el ídolo del Sol, de
oro, y mucha plata, oro y piedras preciosas de esmeraldas, mucha ropa antigua, que todo, según
fama, se avalaría en más de un millón, lo cual todo se consumió entre los españoles e indios
amigos, y aun dos sacerdotes que iban en el campo gozaron de sus partes." (Murúa) 

"Aunque hubo opiniones de teólogos y hombres doctos, que semejantes despojos eran injustos y que no se podían llevar, aprovechó poco, que la ley de la codicia desenfrenada prevaleció a la ley natural y divina, y así todo lo llevaron, con muchos cántaros y vasijas de plata y oro, con que los yngas se servían. Parte que habían escapado de la hambre de los españoles y de los Pizarros, en el Cuzco, al principio, y parte que habían encerrado entonces y después sacado, y aun también allí habían labrado piezas a su modo, para restaurar las muchas que habían perdido y les habían quitado los españoles con desorden y poco temor de Dios, como si los ingas e indios no fueran señores de haciendas, sino que todo estuviera perdido el dominio y aplicado a quien primero pudiese tomarlo por fuerza, y así lo lograron todos los que lo hubieron, y se apoderaron de ello como en efecto [fue] cosa mal habida." (Murúa)

"El Ispaca atemorizado dijo que cinco días había que partiera de aquel lugar, para entrarse en la mar en canoas, e irse a los Pilcosones, otra provincia la tierra dentro. Que su mujer de Topa
Amaro iba temerosa y triste por ir en días de parir, y que él mismo, como la quería tanto, le ayudaba a llevar su hato, y le aguardaba, caminando poco a poco." (Murúa)



"Estando en esto, llegó el capitán Martín García de Loyola, con Gabriel de Loarte y los deoldados, y prendió al Ynga, y habiendo estado aquella noche con mucho recato y cuidado, por la mañana de vuelta hacia Vilcabamba donde llegaron, sin sucederles cosa ninguna, en salvamento.
Era Topa Amaro Ynga muy afable, bien acondicionado y discreto y de muy buenas palabras y
razones, grave y de pecho que no se le dio cosa ninguna, ni mostró hacer estima ni caudal por
todo cuanto allí perdió, y le quitó Loyola, y los demás soldados que habían ido con él, más de
una pluma betada con oro tirado, cola de guacamaya. Por una manta colorada, que parecía raso
fino de Granada, le pesó se la diese al cacique Ande en su persona, con una camiseta de
terciopelo negro, y por esto se desabrió y mostró disgusto con el Martín García de Loyola, pues
le dio de rempujones, rogándole más de millón y medio a lo que comúnmente se dice en oro,
plata, ropa de Castilla, sedas y muchas barras de plata, fuentes y aguamaniles y otras piedras
ricas, y joyas y vestidos. Este Topa Amaro y su mujer entregó al capitán Loyola al general
Martín Hurtado de Arbieto, al cual hizo, en sabiéndolo, el virrey don Francisco de Toledo
merded de la gobernación de Vilcabamba, el cual luego se intituló en ella Señoría." (Murúa)

"...pueblo de San Francisco de la Victoria, que así se llamaba ya a el de Vilcabamba."


"Como al tiempo que llegaban a emparejar con la ventana donde estaba el Virrey, y el capitán Loyola mandase a los indios que se quitasen los llautos, y Topa Amaro la borla que llevaba puesta por insignia real, ellos no quisieron, sino solamente tocaron los llautos con las manos, haciendo inclinación con la cabeza hacia donde estaba el Virrey. Algunas personas dicen que diciéndole el capitán Loyola que se quitase la borla que allí estaba el Virrey, Tupa Amaro respondió que no quería, porque quién era el virrey sino un yanacona del Rey, que quiere decir criado del Rey, y que indignado de esto el capitán Loyola, dejó la cadena de oro que llevaba en la mano con que Topa Amaro iba preso, y le dio dos pescozones, pareciéndole que en ello hacía sevicio a Su Majestad y daba gusto al Virrey, cosa que por todos los que se hallaron presentes fue juzgada por indigna de caballero noble, sea lo que fuere. Topa Amaro y su sobrino Quispitito Yupanqui fueron puestos en prisión en casa de don Carlos Ynga, hijo de Paulo Topa, que el Virrey había hecho fortaleza." (Murúa)

"Trajeron el cuerpo de Manco Ynga de Vilcabamba, donde le mató Diego Méndez, mestizo, con
Escalante y Brizeño y otros que huyeron de la batalla de Chupas junto a Guacamanga, como
tengo ya referido, y habiéndole traído, mandó el virrey don Francisco de Toledo que le quemasen
en lo alto de la fortaleza antigua, llamada Quíspiguaman, lo cual mandó se hiciese, porque losindios, sabiendo donde estaba enterrado, no le sacasen ocultamente y lo adorasen."(Murúa)

                                ********


(1)  Este documento proporciona testimonios fundamentales como nombres y edades de las mujeres e hijos de los Incas capturados en Vilcabamba. Topa Amaro sólo tuvo un hijo, don Martín, del que no se dice la edad, y una hija de tres años llamada Isabel; afortunadamente, se sabe que el niño era recién nacido, pues el cronista fray Martín de Murúa menciona que en el momento de ser prendido el Inca, su mujer "iba temerosa y triste por ir en días de parir y que él mismo, como la quería tanto, le ayudabaa llevar su ato y la aguardaba caminando poco a poco".
Bernabé Cobo se equivocó al suponer que doña Juana Pilco-Huaco y a doña Magdalena eran sus hijas.



FUENTES


Documento firmado en Cuzco el 4 de octubre de 1572 por el secretario del virrey don Francisco de Toledo, Álvaro Ruiz de Navamuel – el cual lleva la anotación: "Para que se saquen de los Reynos del Piru alos hijos de los Yngas".

Fray Martin de Murúa, Historia General del Peru.

8.08.2011

COMO CRUCE DE ESTRELLAS EN LOS HILOS DE ORO DE LA MASCAPAYCHA


                                                  (Pléyades)

Como si fueran lanzadas por las manos de un ser divino, las estrellas se propagan, por entre las constelaciones del cielo nocturno, creando siluetas en el lienzo oscuro. Como dibujos de trazos imaginarios, se agrupan en constelaciones, muchas veces separadas por cientos de años luz de distancia. En la inmensidad del espacio, como granos de maiz esparcidos sobre la tierra...

"...habia mandado traer el Manco Inca una hanega (1) de maiz, y hizola echar en el suelo, y de aquel monton tomó un grano, y dijo: -Tanto como este grano habeis hallado los cristianos de plata y oro: en comparación, queda que no habeis hallado tanto como esta hanega de maiz significa mas que este grano que saco della."(2)

"Pues invió Almagro a un Ruy Diaz a Mango Inca por mensajero, rogandole saliese de paz, pues era su amigo. Llegado pues Ruy Diaz adonde Manco Inca estaba, le recibió muy bien, y preguntandole por Almagro y su gente y otras cosas, le tuvo asi consigo dos dias, y al tercero le hizo una pregunta - segun el Ruy Diaz contaba-, que le dijo: - Dime, Ruy Diaz: si yo diese al rey muy gran tesoro, echaria todos los cristianos de este reyno? El Ruy Diaz le rrespondio: - Que tanto darias, Inca? Dijo el Ruy Diaz que habia mandado traer el Manco Inca una hanega de maiz, y hizola echar en el suelo, y de aquel monton tomo un grano, y dijo: -Tanto como este grano habeis hallado los cristianos de plata y oro: en comparacion, queda que no habeis hallado tanto como esta hanega de maiz significa mas que este grano que saco della.

Dijo el Ruy Diaz al Inca: - Aunque des al rey todos estos cerros de oro y plata, no despoblara la tierra de los españoles que en ella tiene.
Pues oido esto, Manco Inca le dijo: - Vete, Ruy Diaz, y di a Almagro que se vaya donde quijere, que yo tengo de morir, y toda mi gente, hasta acabar los cristianos."

Pedro Pizarro narra en sus "Relaciones" que estaban los españoles con muchas ganas de capturar Manco Inca pero debido a que se habian desbaratado, y con muchos heridos, solo las galgas (3) habian arrebatado cinco españoles, echandolos en el rio, en pedazos. Los que habian pasado adelante y entrado en el monte fueran muertos por los muchos flecheros que hallaron y que los heriron con flechadas. Aquellos que no hallaron una senda angosta por donde se echar al rio, fueron todos muertos.

Metidos en el monte, los hombres de Manco Inca pudieron asi herir muchos españoles. Entonces Gonzalo Pizarro, entendiendo que Manco estaba muy seguro, hizo una retirada estratégica marcando la sierra y pasos malos por donde se podian desechar y pasar, aguardando hasta la medianoche, y echando todos los heridos por delante, quedandose Gonzalo Pizarro a la postre, mandó a Pedro Pizarro fuese a sus espaldas, y asi se retiraron volviendo a donde habian dejado el real (4) y caballos. Alli, mandó mensagero a Francisco Pizarro, relatando lo que sucedió y pedindole que enviase más gente.

Llegada que fue esa gente, fueron los españoles otra vez por el paso donde Mango Inca se hallaba en una fortaleza. A la entrada de una angostura habia hecho una albarrada(5) de piedra, con unas troneras (6) por donde tiraban con quatro o cinco arcabuzes que tenian, que habian tomado a los españoles. Pizarro dice en su libro que no podian hacer daño con los ascabuzes porque como no sabian, la pelota dejaban junto a la boca del arcabuz, que, así, se caya en saliendo. Los españoles llegaron por la mañana con cien hombres de los mejores para subir por la montaña que era muy espesa en una sierra alta, por donde se tomaba todo el alto para desechar los pasos y tomar las espaldas a los "inimigos".


Gonzalo Pizarro, con la mitad de la gente, hizo frente al fuerte donde estaba Manco, los demás subieron secretamente por la montaña arriba sin que los hombres de Manco percibiesen. Los españoles subieron a un raso de la otra parte del cerro y cuando se percibió que ellos llegaban, los que alli estaban huyeron por muchas partes, entonces llegaron a una fortaleza vacia. Aguijaron el camino arriba creyendo que los españoles que habian subido habrian topado con él, por esta causa no se prendió al Inca. Los españoles entendieron que encuanto subian arriba creyendo que estaba allá, tubo lugar Mango Inca de alejarse y esconderse por los montes con algunos andes (antis, "indios" de la selva). Durante más de dos meses de una parte para otra en su rastro, nunca le pudieron hallar, y asi volvieron al Cuzco tomandole alguna gente, y entre ella se tomó una mujer de Manco Inca que él queria mucho, y se la guardó creyendo que por ella saldria de paz.

Pizarro narra que estando el Marques en Arequipa, para fundar en ella pueblo de españoles, vinole nueva que Manco habia enviado mensajeros, al Cuzco, para que el Marques fuese a Yucay porque dalli le saldria de paz. Partió el Marques sin hacer la fundación del pueblo y, llegado al Cuzco, tomó doce hombres escojidos porque se habia pedido el Inca que fuese con tres o cuatro, no más. Sospechando el Marques, escojió, doce hombres, y entre ellos a su hermano Gonzalo Pizarro, y llevando consigo la mujer de Manco Inca que habia capturado previamente, se fue a Yucay. De alli envió mensajeros al Inca, que respondió al Marques diziendole que saldria de paz. Entonces vino un hombre y dijo al Marques que ya venia cerca Manco Inca.

"Pues llegada esta nueua el Marques le envio una haca estrangera con un negro y algunos presentes y rregalos. Pues yendo esto, cierta gente de guerra que Mango Ynga emviaba para que diesen sobre el Marques, tomaron al negro y a la haca, y mataronlos, y algunos yndios de los que yban con el rrefresco.  Pues escaparonse algunos yndios amigos y dieron aviso al Marques de la muerte de la haca y esclavo y de los demas yndios, y deste enojo mando el Marques matar esta muger de Mango Ynga,

...y atandola a un palo, unos canares (7) la varearon y flecharon hasta que murio."

"Esta mujer mandó matar el Marques despues en Yucay, haziendola varear con varas y flechar con flechas, por una burla que Mango Ynga le hizo, que aqui contaré, y entiendo yo que por esta crueldad, y otra hermana del Ynga que mandó matar en Lima quando los yndios pusieron cerco sobre ella, que se llamaba Asarpay, me paresce a mi que Nuestro Señor le castigó en el fin que tuvo, y a Almagro por los hermanos del Ynga que mató, como tengo dicho." (Pizarro)

Pedro Pizarro no presenció ese asesinato pero cuenta que los españoles que alli se hallaron decian que nunca esa reina (8) habló palabra ni se quejó, y asi murió "de varazos y flechazos" que le dieron.

"Cosa de admiracion que una mujer no se quejase ni hablase ni hiziese ningun mudamiento con el dolor de las heridas y de la muerte!"


"Mandó pues el Marqués en Lima matar otra india (9), mujer y hermana de Atahualpa, cuyo nombre era Asarpay. Cuando mataron a Atahualpa, vino hasta Jauja con Tubaliba (10), su hermano, y despues de muerto este Tubaliba, el Contador de Su Magestad Antonio Navarro pidió esta india al Marqués don Francisco Pizarro, creyendo haber della gran tesoro, y bien se lo pudiera dar, porque era una de las mayores señoras deste reino y en más tenida y estimada entre los naturales. Pues sabido esta señora como el Marqués la queria dar al Contador Navarro, se despareció una noche y se volvió a Cajamarca. Pues aconteció que cuando la tierra se empezaba a levantar, Melchor Verdugo(11) estaba en Cajamarca con algunos españoles, y sabiendo de esta señora la prendió y trujo a Lima y la dió al Marqués, y teniendola en su posada vinieron los indios a poner cerco sobre Lima, y una hermana suya, en quien el Marqués hubo a dona Francisca, que se decia doña Ines, teniendo envidia desta señora que era más principal que ella, dijo al Marques que por mandado de esta señora habian venido a poner cerco, y que si no la mataba, que no se irian los indios. Pues sin más consideración mandole dar garrote y matala, pudiendo embarcalla en un navio y echala de la tierra. E querido decir esto de estas dos señoras que asi mataron tan sin consideración y mirar que eran mujeres y sin culpa."

"Despues de la muerte de Atahualpa, el Marques don Francisco Pizarro alzo por señor a Tubaliba, hijo de Guaina Capa (Huayna Capac) y hermano de Guascar (Huascar), a quien venia el señorio. Este habia venido a ver Atahualpa cuando estaba preso, y finjió estar enfermo todo el tiempo que Atahualpa estaba vivo, no saliendo de un aposento. Esto hizo este, temiendose no le mandase matar Atahualpa, como a los demás hermanos. Pues alzado por señor en conformidad de los naturales, estando un dia comiendo y Challicuchima con él, Challicuchima le convidó con un vaso de chicha, que asi lo tenian de costumbre convidarse, y en la chicha le dió ponzona al Tubalipa, de manera que se fué consumiendo y vino a morir en Jauja a cabo de siete o ocho meses. Estos indios conocian yerbas para matar con ellas a los meses o anos que querian."

La mascapaycha del Inca, la borla de fina lana roja con sus hilos de oro incrustados que le pendían sobre la frente, debajo del llauto, brillaba como pequeñas estrellas bajo la luz del fuego. Parecía traer el cielo nocturno dentro de la Fortaleza de Yucay. Era todo lo que quedaba del Sol, la luz artificial de los hilos de oro de la mascapaycha. Afuera, el cielo de la noche estaba lleno de presagios, destellos intermitentes.


Chipchiykachaq qatachillay: "¿Quién brilla, Pléyades?
P’unchaw pusaq qiyantupa: "Guía de la luz del día, la aurora del amanecer."(13)

Cuando los observadores del hemisferio sur tienen la oportunidad de observar las estrellas del hemisferio norte, suelen confundir a la constelación del Cisne con la Cruz del Sur.
El Cisne atraviesa la Vía Láctea septentrional la cual, en los cielos del hemisferio norte, alcanza la plenitud. Con condiciones de un buen cielo nocturno para la observación astronómica, se puede ver al Cisne en la Vía Láctea, la que se muestra dividida en dos partes. Una nebulosa oscura entre los observadores y las estrellas más lejanas originan esa aparente divergencia.

Sin embargo a menudo dicen que la constelación de la Llama se localiza en la parte sur de la Vía Láctea, bajo la Cruz del Sur, donde las estrellas Alfa y Beta Centauro representan sus ojos (llamac ñawin). Pero Alpha Centauri, la estrella más brillante en la constelación de Centauro, el tercero más brillante del cielo a simple vista, es en realidad un sistema triple. El sistema Alpha Centauri es visible en el hemisferio sur y está situado al este de la Cruz del Sur pero a simple vista aparece como una estrella sola. Solo con telescopios se puede distinguir todo el sistema.


La medianoche es cuando los ojos de Yakana, es decir la cabeza del animal tiene su posición más baja en el horizonte, interpretandose que la Llama baja la cabeza para beber el agua del mar y así impedir la inundación del mundo. El agua del mar llega al Mayu o Río Celestial (Vía Láctea) gracias a que la Llama amamanta a su cría. Para que el agua circule por el Mayu y caiga a la Tierra en forma de lluvia, la llama tiene que orinar lo que ha amamantado. El mito se completa cuando la llama bebé, luego de mamar, tiene que orinar, fecundando la tierra. La constelación de la Llama, Catachillay o Yakana, es la que se observa junto a su cría que, según Cobo, sería Urcuchillay (14).

"...dicen que la Yacana (Catachillay), es como la sombra de una llama o un doble de este animal que camina por el centro del cielo. Es muy grande y más negro que el cielo nocturno, tiene un cuello largo y dos ojos... dicen también, que baja a medianoche a beber el agua del mar, cuando no es posible que la vean y sientan por que si no bebiera esta agua, el mundo entero quedaría inundado y dicen que tiene cría y cuando está empieza a lactar, despierta". (Avila)

"...que por medio del cielo atravesaba un río muy grande, que es una cinta blanca llamada Vía Láctea. De este río se creía que la llama tornaba el agua que derramaba sobre la Tierra..." (Cobo)

"Y estos veneraban a otra que andaba cerca a la estrella de Urcuchillay y era la llama Catachillay, que es algo grande junto a otra pequeña, de las que dicen era una llama con su cría..." (Cobo)

Al parecer para los pastores y agricultores andinos existe o existía una relación entre la llama y el agua, debido que la mitología andina atribuye a las llamas y alpacas la creación de los manantiales y lagunas y hace mención que al término de la existencia del mundo estas regresarán a ellas.

La llama era el animal sagrado de los Incas. Para los Incas, detrás de cada llama terrestre, se halla la llama celeste - la llama terrestre es un reflejo de la llama que dibuja en el cielo estrellado la forma de una constelación. Consideraban que la llama en el cielo se refleja en ciertos lugares sagrados, como en uno de los flancos de la montaña Tamboqhsa, en Ollantaytambo (Peru), donde la ladera se hace como un gran diseño representando una llama sentada acariciando a su cría.

Todos los pastores respetaban y hacían sacrificios a la llamada de los astrólogos Lira, que ellos nombraban Urcuchillay, la cual decian que era un carnero de muchos colores, que entendía en la conservación del ganado; y a otros dos pequeños que tiene debajo a manera de T, decían ser los pies y la cabeza; y éstos también hacían veneración a otra que anda cerca deste y llaman Catachillay, que también es algo grande, y a otra más pequeña que anda junto a ella; las cuales fingían que era una llama con su cordero que procedían del Urcuchillay…” (Cobo)De acuerdo a lo indicado por Polo de Ondegardo (15), Catachillay podría tratarse de Deneb, la estrella más brillante de la constelación de El Cisne, al ser esta una estrella cercana a Vega. González Holguín (Vocabulario Quechua, 1608) señala que Catachillay era una estrella del "crucero de estrellas". Ludovico Bertonio (Diccionario Aymara, 1612) denomina a Catachillay como una “estrella nebulosa en la Vía Láctea”.

Bauer y Dearborn (Astronomía e Imperio en los Andes) encontraron que la actual constelación de El Cisne fue conocida antiguamente por los astrónomos europeos como "el cruce de estrellas". Bauer y Dearborn establecieron en sus estudios que la estrella denominada Urkuchillay por Polo de Ondegardo habría sido Vega, la estrella la más brillante de la constelación de Lira, mientras que Catachillay se trataría de Deneb, en la constelación del Cisne o bien de Altaír, en la constelación del Aguila, visibles hacia la porción norte del cielo sobre el Perú.

En nuestra búsqueda hemos encontrado que Urkuchillay es identificada como la Constelación de la Pequeña Llama de Plata conocida también como la Llamita de Colores.

Según el Prof. Erwin Salazar, algunas comunidades pastoriles de los Andes aún se recuerdan de leyendas o mitos referentes a una pequeña llama de colores. La pequeña Llama de Plata, según algunos, sería una estrella individual que se identificaría con Alfa Lira ( estrella Vega) y sería, junto con otras estrellas brillantes, representaciones de una deidad celestial específica.
Según el profesor, la Llama de Plata puede convertirse en una imagen visible en el cielo al “construirse” juntando a las estrellas de la Lira de un modo diferente a la configuración occidental que conocemos.
En términos astronómicos la estrella Alfa de la Lira, "cuyo nombre occidental es Vega ( una brillante estrella de color blanco, magnitud visual 0 y ubicado a 25 años luz de la Tierra) constituye el ojo o la cabeza de la llamita. El hocico lo forman las estrellas Alfa y Epsilon ; el cuello, Alfa y Zeta ; el cuerpo, Zeta y Beta ; la pata delantera, Zeta y Delta ; la pata trasera, Beta y Gamma y la minúscula cola las estrellas Beta y Nu de la Lira." (Salazar)

Al parecer Catachillay, la Llama con su cría, que ordenó la vida en el Imperio Inca, está tan difícil de determinar como todo lo que se refiere al Imperio o a su propia historia. Pléyades? Centauro? Cisne? Constelaciones que se van desplazando en las distancias en el cielo, más lejos, como los quinientos años luz que nos separan de las Pléyades o los quinientos años que nos distancian del triste final del Imperio Inca.

                                                *

(1) La fanega (hanega) es una unidad de medida histórica, anterior al establecimiento y la implantación del sistema métrico, que se refería tanto a mediciones de capacidad o volumen, como a mediciones superficiales de fincas del ámbito agrario.

Medidas de Capacidad para granos
1 Fanega = 12 Celemines = 55,5 Litros
 
(2) texto original - "Dixo el Ruy Diaz que auia mandado traher el Mango Ynga una hanega de maiz, y hizola echar en el suelo, y de aquel monton tomo un grano, y dixo:-Tanto como este grano aueis hallado los xptianos de plata y oro: en comparacion, queda que no aueis hallado tanto como esta hanega de maiz significa mas que este grano que saco della. (...) Dixo el Ruy Diaz al Ynga: des al rrey todos estos cerros de oro y plata, no despoblara la tierra de los espanoles que en ella tiene. Pues oydo esto, Mango Ynga le dixo: - Vete, Ruy Diaz, y di a Almagro que se - Aunque uaya donde quijere,que yo tengo de morir, y toda mi xente, hasta acauar los cristianos." (Pedro Pizarro)

(3) galga 1 1.f. Piedra grande que se desprende de lo alto de una cuesta y baja rodando.
(4) real 3 1.m. Campamento de un ejército y especialmente donde se halla la tienda del rey o general. También en pl.(5) cañaris. 
(5) albarrada - Cerca o muro de protección en la guerra.
(6) tronera. (De trueno).1. f. Abertura en el costado de un buque, en el parapeto de una muralla o en el espaldón de una batería, para disparar con seguridad y acierto los cañones. (Real Academia Española - Diccionario de la Lengua Española)

(7) cañaris.
(8) He utilizado la palabra "reina", porque ella era la esposa de Manco Inca; el autor se refiere a ella usando la palabra "India".
(9)Asarpay era otra "reina" porque era la esposa la "más principal" de Atahualpa.
(10) Tupac Hualpa, Tubalipa o Toparpa, falleció, en poco tiempo, por envenenamiento y Chalcuchima fue culpado de su muerte por Pizarro, siendo condenado y sentenciado a muerte.(11) En el libro Vidas de los Navegantes  Conquistadores y Colonoizadores Españoles de los siglos XVI, XVII y XVIII, tomo III, de R. Majó Framis describe el encomendero de Cajamarca, Melchior Verdugo como "patán y despiadado cruel hombre, que hubiera sido en su tierra rabadán de ganado, aprendiz de mozo de mulas, que habia sido soldado antes que encomendero".

(13) "Hanaq Pachap kusikuynin"[Bienaventuranza del cielo], himno compuesto para la adoración de la Virgen María, de Pérez de Bocanegra (párroco de Andahuaylillas, provincia de Quispicanchi, una aldea al sur de Cuzco. El himno aparece sin traducir al final del Formulario Ritual de Juan de Pérez Bocanegra Ritual, publicado en 1631. Como el himno aparece originalmente sin tradución, puede haber sido mal traducido por Pléyades.

(14) El cronista Pedro Cieza de León dice llamarse "urko" (en idioma nativo) a la llama si se trataba de un macho
(15) texto original "Y assí los ouejeros hazían veneración y sacrificio a vna estrella que ellos llaman Vrkuchillay, que dicen es vn carnero de muchos colores, el qual entiende en la conservación del ganado, y se entiende ser la que los Astrólogos llaman Lyra. Y los mismos adoran a otras dos que andan cerca della que llaman Catuchillay y Vrkuchillay. Que fingen ser una oueja con un cordero...”.(Ondegardo)



BIBLIOGRAFIA

Pedro Pizarro, Relación del Descubrimiento y Conquista de los Reinos del Peru.

Francisco de Avila, Dioses y hombres de Huarochorí, 1598).

Bernabé Cobo, Historia del Nuevo mundo, 1653.

Juan Polo de Ondegardo, De los errores y supersticiones de los indios, 1585.

ler el artículo del Prof: Erwin Salazar (Director Cientifico del Planetario de Cusco) - Constelaciones Inkas - La Pequeña Llama de Plata.


lectura recomendada (aqui en el blog):

MANCO II - LIENZO DE AMOR Y MUERTE EN PUCARA

8.04.2011

ATAHUALPA - ESTRIBILLO DE UNA MUERTE ANUNCIADA



Para hablar a respecto de Atahaulpa, podemos servirnos del testimonio de Pedro Pizarro, que estuvo con él en los últimos días de su vida y escribió en su libro, Relación del Descubrimiento y Conquista de los Reinos del Perú, la impresión que tuvo de él, como un hombre de gran poder y fuerte carisma.

Pizarro dice que Atahualpa era hombre bien dispuesto y de buena presencia, de buen cuerpo, no demasiadamente grueso, hermoso de rostro, circunspecto, los ojos implacables. Cuenta que era muy temido por los suyos y amado como dios.
Cuando "a este señor le quitaron del palo donde le mataron, llegaron sus indios y cavaron la tierra donde habia tenido los pies quatro dedos, y la llebaron como por reliquias."
 
 "Acuerdome que el señor de Guailas (Huaylas) le pidió licencia para ir a ver su tierra, y se la dió, dandole tiempo en que fuese y viniese, y tardose algo mas, y quando volvió, estando yo presente, llegó con un presente de fructa de la tierra, y llegado que fue a su presencia, enpezó a temblar en tanta manera, que no se podia tener en los pies. El Atahualpa alzó la cabeza un poquito, y sonrriendose le hizo sena que se fuese." (1)
 
Según Pizarro, Atahualpa usaba la mascapaycha, que era la borla real o "corona" (2), lo que significa que él se consideraba Inca, incluso cuando Huascar aún vivía, siendo él soberano, señor y verdadero Inca. Atahualpa ponia en la cabeza el llauto, que eran trenzas hechas de lana de colores, de grosor de un medio dedo, y de ancho de uno, hecho de una manera de corona, pero no con puntas, sino redonda, de anchura de una mano, que encajava en la cabeza. En la frente una borla cosida en este llauto, de anchura de una mano, poco mas, de lana muy fina de grana (2), cortada muy igual, metida por unos canutos de oro, muy subtilmente hasta la mitad. La lana era hilada, de los canutos para bajo destorcida, que era lo que caía en la frente, los canutillos de oro tomaban todo el llauto. Esta borla, de un dedo de grosor, caía hasta encima de las cejas, tomando toda la frente.
 
Atahualpa tenia muchos líderes con él: estos quedaban afuera en un patio, cuando llamaba a alguno, entraba descalzo hasta donde el estaba y viniendo de fuera, de otra parte, habia de entrar descalzo y cargado con una carga o "fardo", en señal de sumisión. Cuando su capitan Challicuchima vino con Hernando Pizarro y le entró a ver, entró descalzo, con una carga en la cabeza, se echó a sus pies y llorando se los besó. "El Atahualpa, con rostro sereno, le dijo:--Seas bienvenido alli Challicuchima, queriendo decir: --Seas bienvenido buen Challicuchima."
 
Todos ellos andaban trasquilados, y los orejones como a sobre peine (4). Vestian ropa muy fina y muy blanda.
"Poniase este señor la manta por encima de la cabeza y atabasela debajo de la barba, tapandose las orejas: esto traya el por tapar una oreja que tenia ronpida, que quando le prendieron los de Guascar (Huascar) se la quebraron."


Las vestes de Atahualpa.


"Vestia este señor ropas muy delicadas." 


Además de ser una persona interesante, Atahualpa era fascinante. No bastó usar las ropas finas y delicadas, elaboradas con el mejor cumbi, que los Incas comúnmente usaban, se atrevió a más. Pizarro describe un momento en que, tal vez para mostrarse más, imponendo su presencia, vestió una ropa hecha de lana de murciélago.
Como si eso fuera la cosa más natural del mundo.

Pizarro cuenta que estando Atahualpa un día comiendo,  las mujeres le llevaban la comida y se la ponian delante en unos junquillos verdes muy delgados y pequenos. Estava sentado en un dúho de madera colorada muy linda, de altor de poco mas de un palmo, el cual tenian siempre tapado con una manta muy delgada, aunque estuviese él sentado en el. Estos juncos ya dichos tendian siempre delante del cuando queria comer, y alli le ponian todos los manjares en oro y plata y barro, y el que el apetecia, señalava se lo trujesen y tomandole una destas mujeres se lo tenia en la mano mientras comia.

"Pues estando desta manera comiendo, y yo presente, llevando una tajada del manjar a su boca, le cayó una gota en el vestido que tenia puesto, y dando de mano a la india, se levantó y se entró a su aposento a vestir otro vestido, y vuelto, saco vestido una camiseta y una manta pardo escuro. Allegandome yo pues a él le tenté la manta, que era más blanda que seda, y dijele: -- Inca, de que es este vestido tan blando? El me dijo: -- Es de unos pájaros que andan de noche en Puerto Viejo y en Tumbez, que muerden a los indios. Venido a declararse, dijo que era de pelo de murcielagos. Diziendole que de adonde se podia juntar tanto murcielago, dijo: --Aquellos perros de Tumbez y Puerto Viejo, que habian de hacer sino tomar destos para hacer ropa a mi padre? Y es asi que estos murcielagos de aquellas partes muerden de noche a los indios y a los españoles y a caballos, y sacan tanta sangre que es cosa de misterio, y asi se averiguó ser este vestido de lana de murcielagos, y asi era la color como dellos, que en Puerto Viejo y en Tumbez y en sus comarcas hay gran cantidad dellos."  "y no he visto en todo este Piru indio semejante a este Atahualpa, ni de su ferocidad ni auctoridad."




"En cierta ocasión, un súbdito vino quejarse que un español tomaba unos vestidos de Atahualpa, el Marques (5) me mandó fuese yo a saber quien hera, y llamar al espanol y castigale. El indio me llevó a un buhio (6) donde habia gran cantidad de petacas, y el español ya era ido, y diziendome que de alli habia tomado un vestido del señor; yo, preguntandole que tenian en aquellas petacas, me mostró algunas en que tenian todo aquello que Atahualpa habia tocado con sus manos y habia dejado despues y vestidos que habia desechado: en unas los junquillos que le echaban delante los pies cuando comia, y en otras los huesos de las carnes o aves que comia; en otras los maslos de las mazorcas de maiz que habia tomado en sus manos; finalmente, todo aquello que el habia tocado. Pregunteles que para que tenian aquello alli. Respondieronme que para quemarlo, porque cada año quemaban todo esto, porque lo que tocaban los señores y hijos del sol se habia de quemar y hacerse ceniza y echalo por el ayre, que nadie habia de tocar a ello. Y en guarda esto estaba un principal con indios que lo guardaban y recojian de las mujeres que le servian."


El estribillo de una muerte anunciada.


"Llegado pues Almagro y la gente ya dicha, el Atahualpa se turbó y entendió que habia de morir, y un dia, estando comiendo con el Marques, le preguntó que como habia de repartir los indios entre los españoles. El Marques le dijo que habia de dar un cacique a cada español. Atahualpa dijo si los españoles habian de estar cada uno con su cacique. El Marques le dijo que no, sino que habia de hacer pueblos donde los españoles estuviesen juntos. Oído esto, Atahualpa dijo: - Yo moriré: quiero te decir, apo, lo que han de hacer los cristianos con estos indios para que se puedan servir dellos: si a algun espanol dieres mil indios, ha de matar la mitad para poderse servir dellos, y asi dijo al Marques que le habia de matar.


El Marques le aseguraba, diziendole que le daria la provincia de Quito para él, y que los cristianos tomarian de Cajamarca para el Cuzco. Pues  como el Atahualpa era indio sabio, vino a entender que le enganaba, tomo gran amistad con Hernando Pizarro, que le habia prometido que no le dejaria matar, y asi decia el Atahualpa que no habia visto español que paresciese señor, sino era Hernando Pizarro. Pues estando las cosas en este estado, determinó el Marques don Francisco Pizarro de enviar a su hermano Hernando Pizarro a España con el tesoro de Su Magestad. Pues sabido Atahualpa la ida de Hernando Pizarro, lloró, diziendo que le habian de matar, pues Hernando Pizarro se iba, lo qual fue asi,..."




 "En esto el Marques fue siempre muy cristiano, que a nadie quitó lo que merecia."


Una pequeña reflexión de lo que el autor considera ser un cristiano. ¿Qué es ser cristiano? Llegar a un lugar, robando las casas de las personas, sus benes, sus propiedades, matando su propietario, sus residentes y compartir el botín en el "nombre de Dios" de una manera cristiana? No sé si la gente es irracional, ignorante, inocente, manipuladores o solamente manipulables. Ninguna persona debería ser etiquetada, pero algunas personas no pueden ser llamadas de otra manera.


"Pues hecho este repartimiento entre los que entraron en Cajamarca a la prision de Atahualpa, digo a todos los españoles que con el Marques entraron alli, como se habia hecho por auto que a los que después vinieran no les daban nada, pues desto se levantó gran confusion entre los Oficiales del rey y los que habian venido con Almagro, diziendo que el tesoro que Atahualpa habia mandado era sin numero, y que si se guardaba el auto que estaba hecho, que ellos nunca habrian nada.


Acordaron pues los Oficiales y Almagro que Atahualpa muriese, tratando entre si que, muerto Atahualpa, se acabava el auto hecho acerca del tesoro."



           (Baños del Inca - lugar favorito de Atahualpa, a media legua de Cajamarca)


Los acontecimientos fueron sucediendo como un estribillo morboso de una melodía triste que se repite hasta desaparecer totalmente dentro de la muerte.


"Pues dijeron al Marques don Francisco Pizarro que no convenia que Atahualpa viviese, porque si se soltaba Su Magestad perderia la tierra y todos los españoles serian muertos, y a la verdad, si esto no fuera tratado con malicia (como esta dicho), tuvieran razón, porque era imposible soltandole ganar la tierra. Pues el Marques no quiso venir en ello." 

"Visto esto, los Oficiales hicieronle muchos requerimientos, poniendole el servicio de Su Magestad por delante. Pues estando esto asi atravesose un demonio de una lengua, que se decia Felipillo, uno de los muchachos que el Marques habia llevado a España, que andava enamorado de una mujer de Atahualpa, y por haberla hizo entender al Marques que Atahualpa hacia gran junta de gente para matar los españoles, en Cajas."
 
La traición, la mentira, palabras intercambiadas - elementos que se unieron para formar la trama de la muerte de Atahualpa.


"Pues sabido el Marques esto, prendió a Challicuchima, que andaba suelto, y preguntandole por esta gente que decia la lengua se juntaba, aunque negaba y decia que no, el Felipillo decia a la contra, trastrocando las palabras que los indios decian a quien se preguntaba este caso. Pues el Marques don Francisco Pizarro acordó enviar a Soto a Cajas a ver si se hacia alli..."

Francisco Pizarro fue presionado, principalmente por Almagro y oficiales, a ordenar la muerte de Atahualpa, porque eso sería muy conveniente para todos.


"...la ida de Soto, apretaron al Marques con muchos requerimientos, y la lengua por su parte que ayudaba con sus retruecos, vinieron a convencer al Marques que muriese Atahualpa, porque el Marques era muy celoso del servicio de Su Magestad, y asi le hicieron temer, y contra su voluntad sentenció a muerte a Atahualpa, mandando le diesen garrote y, despues de muerto, le quemasen porque tenia a las hermanas por mujeres."


"Cierto: pocas leyes habian leydo estos señores, pues al infiel, sin haber sido predicado, le daban esta sentencia. Pues el Atahualpa lloraba y decia que no le matasen, que no habria indio en la tierra que se menease sin su mandado, y que preso le tenian, que temian, y que si lo habian por oro y plata, que el daria dos tantos de lo que habia mandado."


"Yo vi de llorar al Marques de pesar por no poder dalle la vida, porque cierto temió los requerimientos y el riesgo que habia en la tierra si se soltava."


Atahualpa aceptó el bautismo cristiano antes de morir, no a causa de la conversión, pero por la fe que tenía, él y todos los Incas, que si el cuerpo no fuese conservado, una persona no podría renacer.


" Este Atahualpa habia hecho entender a sus mujeres e indios que si no le quemaban el cuerpo, que aunque le matasen habia de volver a ellos, que el sol, su padre, le resucitaria. Pues sacandole a dar garrote a la plaza, el Padre Fray Vicente de Valverde, ya dicho, le predicó, diziendole se tornase cristiano, y el dijo que si se tornaba cristiano, si le quemarian, y dijo que pues no le habian de quemar, que queria ser bautizado, y asi el Fray Vicente le bautizó y le dieron garrote, y otro dia le enterraron en la iglesia que en Cajamarca teniamos los españoles."

" Esto se hizo antes que Soto volviese a dar aviso de lo que le era mandado, y quando vino, trujo por nueva no haber visto nada ni haver nada, de que al Marques le pesó mucho de haberle muerto, y al Soto mucho más, porque decia él tenia razón, que mucho mejor fuera enviarlo a España, y que él se obligaba a ponerlo en el mar, y cierto esto fuera lo mejor que con este indio se podia hacer, porque quedar en la tierra no convenia; tambien se entendió que no viviera muchos dias porque el era indio muy regalado y muy señor."



Pizarro narra el momento de dolor que fue la muerte de Atahualpa y de cómo todo el mundo se sentía perdido sin él. En el momento de su muerte él era el Inca, pues Huáscar ya no vivía. Esta fue la razón principal dada por los españoles para matar Atahualpa, el asesinato de Huáscar. Para todos los que vivian alrededor de Atahualpa, como se puede ver, él era realmente el Hijo del Sol que ya no brillava, y se fue...


"Pues muerto Atahualpa, como tengo dicho habia hecho entender a sus hermanas y mujeres que, si no lo quemaban, volveria a este mundo. Pues habiendose ahorcado alguna gente y una hermana suya con algunas indias, diziendo que iban al otro mundo a servir a Atahualpa, quedaron dos hermanas que andaban haciendo grande llanto con atambores y cantando, contando las hazañas de su marido. Pues aguardaron a que el Marques saliese fuera de su aposento, y vinieron donde Atahualpa solia estar, y rogaronme las dejasse entrar dentro, y entradas que fueron, empezaron a llamar a Atahualpa buscandole por los rincones, muy pasito. Pues visto que no les respondia, haciendo un grande llanto se salieron. Yo les pregunte que que buscaban. Dijeronme lo que tengo dicho. Yo les desengané, y dije que no volvian los muertos hasta el da del juizio." (7)


Poco a poco se extinguió la luz de todas las lámparas, como tocadas por el viento. Gradualmente se fue parando el sonido de los tambores y flautas, la música cesó, se morió el estribillo, las lágrimas se secaron mientras que el tiempo pasaba y las generaciones se sucedieron enterrando los sueños. Como en una procesión de amor y esperanza, las sombras de aquellas mujeres parecen perpetuar la búsqueda por el Inca. Cantando en el silencio, como fantasmas que deslizan en el vacío del tiempo, contando las hazañas de Atahualpa, llamándolo por su nombre, muy pasito.

                          ¿FIN DE LA HISTORIA?


(1) El texto original de Pedro Pizarro está escrito de una manera difícil de entender, por lo tanto traté de poner las palabras adaptadas a la lengua española de la actualidad, simplemente cambiando las letras, como por ejemplo (-v) en lugar de (-u), como en la palabra seruicio (servicio), por ejemplo, pero no para cambiar las palabras en su significado, simplemente para facilitar la comprensión cuanto a las letras.

"Aquerdome que el senor de Guailas le pidio licencia para ir a uer su tierra, y se la dio, dandole tiempo en que fuese y biniese, y tardose algo mas, y quando uoluio, estando yo presente, llego con un presente de fructa de la tierra, y llegado que fue a su presencia, enpezo a temblar en tanta manera, que nose podia tener en los pies. El Atagualpa alzo la caueza un poquito, y sonrriendose le hizo sena que se fuese." ( texto original)  


(2) La indumentaria del Inca consistía de un turbante multicolor ceñido a la cabeza llamado llauto, que llevaba en la parte de la frente, una insignia llamada MASCAPAYCHA (borla de color rojo); encima del Llauto y a la altura de la frente se colocaban 2 plumas del ave Qoriquenque, sujetas por una plancha de oro que representaba la imagen del sol.


(3) Real Academia Española - Diccionario de la Lengua Española 
grana2. (De grano, tumorcillo).
1. f. cochinilla2.
2. f. quermes (‖ insecto hemíptero).
3. f. Excrecencia o agalla pequeña que el quermes forma en la coscoja, y que, exprimida, produce color rojo.
4. f. Color rojo obtenido de este modo.

(4) sobre peine.
1. loc. adv. Dicho regularmente de cortar el cabello: Por encima de él y sin ahondar mucho.
2. loc. adv. Ligeramente o sin especial reflexión o cuidado.



(5) Francisco Pizarro.


(6) bohío. 1. m. Cabaña de América, hecha de madera y ramas, cañas o pajas y sin más respiradero que la puerta. Real Academia Española - Diccionario de la Lengua Española.


(7) "Era costumbre entre estos indios que cada ano lloraban las mujeres a sus maridos, y los parientes, llevando sus vestiduras y armas delante, y muchas indias cargadas con mucha chicha detras, y otras con atambores tanendo y cantando las hazanas de los muertos, andaban de cerro en cerro y de lugar en lugar donde los muertos siendo vivos habian andado, y despues que estaban cansados, sentavanse y bebian, y descansados tornaban al llanto hasta que acabase la chicha." (Pedro Pizarro)



(8) "...que ido Hernando Pizarro y repartido el tesoro que se habia allegado, que cupieron a los de a caballo a ocho mil pesos de parte, y a los de a pie a quatro mil: esto era dando partes enteras, porque hubo muy pocos a quien se dieron, que a algunos de a caballo daban parte y media, a otros parte y tres quartones, y a los de a pie a tres quartones, y a media parte, ya muy pocos a parte entera, que se repartia conforme a lo que cada uno servia y el caballo que tenia, aunque Almagro aqui quijera que no fuese asi, sino que tomaran el y su compañero la mitad, y a los demás españoles que dieran a mil, y a los que más, a dos mill pesos."
BIBLIOGRAFIA


Pizarro, Pedro. Relación del Descubrimiento y Conquista de los Reinos del Peru.


(*) Pedro Pizarro fue un cronista español y conquistador. Tomó parte en la mayoría de los acontecimientos de la conquista española del Perú, y escribió una extensa crónica de ellos bajo el título de Relación del Descubrimiento y conquista de los Reinos del Perú, que terminó en 1571.


El siguiente artículo publicado por:  HistoriActual
TITU CUSI YUPANQUI, sobrino de Atahualpa CUENTA UNA VERSIÓN MUY DISTINTA de la captura de su tío:
"Destos viracochas [españoles] trajeron dos dellos unos yungas a mi tío Ataguallpa, que la sazón estaba en Caxamarca, el cual los recibió muy bien y dando de beber al uno dellos con un vaso de oro de la bebida que nosotros usamos, el español en recibiéndolo de su mano, lo derramó, de lo cual se enojó mucho mi tío, y después desto aquellos dos españoles le mostraron al dicho mi tío una carta o libro o no sé qué, diciendo que aquella era la quillca de Dios y del rey, e mi tío como se sintió afrentado del derramar la chicha, que ansí se llama nuestra bebida, tomó la carta o lo que era y arrojólo por ahí, diciendo: " ¿Qué se yo que me dais ahí? ¡ Anda, vete.! (...).
[días después] Como mi tío llegase al pueblo de Caxamarca con toda su gente, los españoles (...) ansí se fueron con él hasta Caxamarca, y llegados que fueron, les preguntó a qué venían. Los cuales le dijeron, que venían por mandato de Viracocha a decirle como le han de conocer, y mi tío (...) dio de beber a uno dellos de la manera que arriba dije, para ver si se lo derramaban como los otros dos. Fue de la misma manera, que ni lo bebieron ni hicieron caso; e visto por mi tío que tan poco hacían caso de sus cosas: " Pues vosotros no hacéis caso de mi, ni yo lo quiero hacer de vosotros". Y ansí se levantó enojado, y alzó grita a guisa de querer matar a los españoles, y los españoles que estaban sobre aviso, tomaron cuatro puertas que había en la plaza donde estaban (...) y no dejaron subir allá a mi tío; más que antes al pie dél, le derrocaron de sus andas por fuerza (...) e le prendieron..."

Según esta versión la captura no se habría producido en le primer contacto sino, aparentemente días después.
                                                                                                                      
Aquí la TERCERA VERSIÓN DE LA CAPTURA DE ATAHUALPA, la de Guaman Poma de Ayala. A diferencia de la versión de Garcilazo , en esta, el padre Valverde no trata de impedir el ataque contra los andinos, sino que es él mismo el que lo ordena:

"...entra...fray Vicente, lleuando en la mano derecha una cruz y en la izquierda el bribario. Y le dize al dicho Atagualpa Inca que también es embajador y mensaje de otro señor, muy grande, amigo de Dios, y que no adorase en nada, que todo lo demás era cosa de burla. Responde Atagualpa Inca que no tiene que adorar a nadie sino al sol, que nunca mueren ni sus huacas ni sus dioses (...). Y preguntó el dicho Inca quién se lo auía dicho. Responde fray Vicente que [se] le auía dicho el evangelio, el libro. Y dixo Atagualpa: "Dámelo a mí el libro para que me lo diga". Y ancí se la dio y lo tomó en las manos, comenzó a oxear las ojas del dicho libro. Y dize el Inca: "¿Qué, cómo no me lo dize? ¡ Ni me habla a mí el dicho libro!". Hablando con grande magestad, asentando en su trono, y lo echó el dicho libro de las manos el dicho Inca Atagualpa.

Como fray Vicente dio boses y dixo: "¡ Aquí, caballeros, con estos yndios gentiles son contra nuestra fe". Y don Francisco Pizarro y don Diego de Almagro dieron voces y dixo: "¡Salgan, caballeros, contra estos ynfieles que son contra nuestra cristiandad...".
LA SEGUNDA VERSIÓN DELA CAPTURA DE ATAHUALPA en la emboscada de Cajamarca; posiblemente la más extendida. La de Garcilaso de la Vega, que presenta los hechos como una sucesión de malentendidos derivados de la mañla calidad de la interpretación llevada a cabo por Felipillo, pretendiendo siempre la reconciliación de dignidades de ambas partes. Comprensible, siendo Español, y a la vez Andino, admirador de ambas culturas. Uno de los Primeros mestizos.

"Llegado a la interpretación que al Rey Ataguallpa le hizieron, es de advertir en las condiciones de Felipe [el traductor], indio trujamán y faraute, que era natural de la isla de Puna, y de gente muy plebeya, mozo que aún apenas tenía veinte y dos años, tan mal enseñado en la lengua general de los Incas como en la particular de los españoles (...) y llegando a su interpretación, es de saber que la hizo mala y de contrario sentido, no porque lo quisiesse hazer maliciosamente, sino porque no entendía lo que interpretava [traducía]...; y por dezir Dios trino y uno, dixo tres y uno son cuatro, sumando los números por darse a entender...".
"Al Padre Fray Vicente de Valverde levantan testimonio los que escriven que dio arma [pidió a los españoles que ataquen], pidiendo a los españoles justicia y venganza por haver echado el Rey por el suelo el libro que dizen que pidio al fraile; [pero Atahualpa] ni echó el libro ni le tomó en las manos. Lo que passó fue que Fray Vicente de Valverde se alborotó con la repentina grita que los indios dieron, y temió no le hiziesen algún mal, y se levantó a priessa del asiento en que estava sentado hablando con el Rey, y, al levantarse, soltó la cruz que tenía en las manos y se le cayó el libro que havia puesto en su regazo y, alzándolo del suelo, se fue a los suyos, dándoles vozes que no hiziesen mal a los indios"
  HistoriActual