ALBORADA - SAYRI ÑAN

8.21.2011

TÚPAC AMARU - FUGA Y PRISIÓN





Como su antepasado Tupac Inca Yupanqui, que habia penetrado en la región de los Antis para conquistar y ampliar las fronteras del Imperio, Tupac Amaru también lo hizo, pero por la necesidad de escapar de los españoles que habian tomado el ultimo reduto de resistencia Inca, Vilcabamba.
Tupac Inca Yupanqui y sus capitanes habian entrado en los bosques amazónicos, los más terribles y temibles, con muchos ríos, donde soportaron muchas cosas, además del cambio de clima en los bosques cálidos y húmedos del Antisuyo. Los soldados de Inca Yupanqui se enfermaron, y muchos murieron. Tupac Inca Yupanqui se perdió en los bosques, con un tercio de los hombres que vinieron con él a la conquista, durante mucho tiempo, sin saber cual dirección seguir, hasta que Uturuncu Achachi lo volvió al camino.
En esta ocasión Tupac Inca Yupanqui (1) y sus capitanes conquistaron cuatro grandes tribus, la tercera se llamaba Mañaris o Yanasimis, que significa los de la boca (lengua) negra, y la provincia de los chunchos. En el descenso del río Tono, penetraron lejos hasta Chiponauas. El Inca mandó otro gran capitán, llamado Apu Curi-machi, por la ruta que ahora llaman de Camata. Esta ruta era en la dirección de la salida del sol, y él avanzó hasta llegar al río que conocia sólo por los informes, llamado Paytiti, donde estableció los pilares de la frontera del Inca Tupac Yupanqui.
Esta expedición de Túpac Inca Yupanqui en la montaña de Paucartambo, y por el rio Tono es tan importante que Garcilaso de la Vega la describe en muchos capítulos. Él dice que cinco ríos se unen para formar el gran Amaru-Mayu o río serpiente; él se inclinaba a pensar que era un afluente del Río de la Plata y describe feroces batallas con los chunchos, que se redujeron a la obediencia.

"Mas como la montaña de arboleda era espesísima y llena de maleza, no podían romperla, ni sabían por dónde habían de caminar para dar en las poblaciones que abscondidas (sic) muchas estaban en el monte. Y para descubrillas (sic) subíanse los exploradores a los árboles más altos, y adonde vían (sic) humos, señalaban hacia aquella parte. Y así íban (sic) abriendo el camino hasta que perdían aquella señal y tomaban otra...". (Sarmiento de Gamboa)

En las cuencas de los rios Marañon, Huallaga y Ucayali (2), en abril o mayo, al término de la estación de las lluvias, aparece el período de floración del estrato arbustivo que cubre la mayor parte del territorio. Formando comunidades puras o mixtas, las hierbas predominan, tapizando los claros con sus gramíneas y poáceas, dando la impresión de dominar.

"Entró pues Topa Inga (Tupac Yupanqui) y los capitanes dichos en los Andes, que son unas terribles y espantables montañas de muchos ríos, adonde padeció grandísimos trabajos, y la gente que llevaba del Pirú (sic), con la mudanza de temple de tierra, porquel (sic) Pirú es tierra fría y seca y las montañas de los Andes son calientes y húmedas, enfermó la gente de guerra de Topa Inga y murió mucha.  Y el mesmo (sic) Topa Inga con el tercio de la gente quél (sic) tomó para con ella conquistar, anduvieron mucho tiempo perdidos en las montañas sin acertar a salir á un cabo ni á otro, hasta que Otorongo Achachi (uno de los capitanes del Inca) se encontró con él y lo encaminó." (Sarmiento de Gamboa)

Según los expertos, los bosques amazónicos se caracterizan por tener una alta diversidad de especies de flora y fauna, pero con una baja concentración de individuos por área. Es más fácil encontrar decenas de ejemplares de distintas especies, en un espacio determinado, que diez individuos de la misma especie en la misma área (3).

Sotobosques y campos abiertos, diversifican las hierbas, formando un mosaico de cobertura para sus estratos arbustivos que, con lluvias abundantes, generan herbáceas de vida efímera que se marchitan y desaparecen cuando cesan las precipitaciones, quedando solamente las cactáceas y arbustos más resistentes.

En la llanura amazónica, cubierta por un estrato de árboles de hasta cincuenta metros de alto, que se caracterizan por cúpulas yuxtapuestas que impiden el paso de los rayos solares al sotobosque, además de los fustes robustos que sirven de apoyo a muchas especies trepadoras como las lianas que ascienden por el tronco en busca de luz para florecer.

"Conquistó Topa Inga y sus capitanes desta vez cuatro grandes naciones. La primera fue la de los indios llamados Opataries y la otra llamada Manosuyo y la tercera se dice de los Mañaries ó Yanaximes, que quiere decir los de las bocas negras, y la provincia del Río y la provincia de los Chunchos. Y por el río de Tono abajo anduvo mucha tierra y llegó hasta los Chiponauas. Y por el camino, que ahora llaman de Camata, embió (sic) otro grande capitán suyo llamado Apo Curimache, el cual fue la vuelta del nacimiento del sol y caminó hasta el río, de que agora (sic) nuevamente se ha tenido noticia, llamado el Paytite, adonde puso los mojones del Inga Topa."(Sarmiento de Gamboa)

Sorprendentes paisajes en laderas verticales por donde caen las cataratas. Caminos abruptos que descenden desde los bosques de neblina, hasta dos mil metros, llenos de epífitas, bromeliáceas, orquídeas y hierbas de hojas colgantes y anchas.

Estrechas quebradas cuyos pisos de vegetación muestran diversas plantas con flores de mucho colorido, hierbas y arbolillos de fuste mediano. Bosques con plantas trepadoras de flores rosadas de inflorescencias que cargan las ramas hasta el mismo río. Arbolillos de tronco bajo, de hojas largas con el tallo tendido sobre el suelo, sin arraigar en él, de semillas duras y blanquecinas, redondeadas.

Por las coronas de los arboles entre veinticinco y treinta y cinco metros de alto, donde las coronas se entrelazan unas con otras, existe un estrato que los expertos llaman de dosel de las coronas contínuas. Si lo vemos desde el aire este estrato parece un tapiz continuo, lleno de verdor. Como dispone de abundante luz solar, en él crecen muchas plantas epífitas como bromelias y orquídeas, entre las ramas, completandose con ramas y hojas de las plantas trepadoras. Con la abundancia de hojas, flores y frutos que mantienen esa red trófica, una gran variedad de animales vive alli, sin nunca descender al suelo.

Las coronas de los arboles más altos, que sobresalen del dosel continuo de coronas, como la castaña, forman el dosel de las coronas emergentes. Por las fustes o troncos de los árboles, ampliamente cubiertos de plantas epífitas, como bromelias, aráceas, helechos, y además lianas de las plantas trepadoras, existe un mundo en miniatura. Entre los fustes, donde se encuentran huevos, acumulación de materia orgánica y un complicado sistema de troncos muertos, se desarrolla una activa vida animal, con mamíferos, aves, reptiles, anfibios, insectos.Al descender un poco más, el estrato de sotobosque, de poca densidad, conformado por arbustos y hierbas que sobreviven bajo la escasa luz que logra penetrar hasta allí.



Con una capa más o menos profunda de materia orgánica, donde se desarrolla una intensa vida animal, entre los restos de hojas y troncos en descomposición, en el cual actúan los organismos descomponedores de la materia orgánica, nosotros bajamos al suelo.


Bajamos al suelo...

En 1572, los españoles, en la persona del general Martín Hurtado de Arbieto, deseaban mucho prender a Tupac Amaru, en la creencia de que la guerra no terminaria hasta que fuera capturado y que, mientras el Inca fuera libre, todos estarian revoltosos. Entonces, incluso con la toma de Vilcabamba, mandó que el general Martín García de Loyola fuese en su búsqueda, y en busca de su tío Hualpa Yupanqui, general de los Incas, que se escapara con él.
 
"Salieron con él cuarenta soldados por el río Masahuay de los Manaris, provincia de los Andes, indios chunchos, y fueron caminando y cuarenta leguas de Vilcabamba, y en este río, que va a dar al Marañón, o es el mismo Marañón, y desemboca en la mar del norte, hallaron en él seis maderos livianísimos de balsa, que eran con los que el Ynga y sus capitanes y gente habían pasado de la otra banda,..." (Murúa)

"Estando alojados, a mediodía, él y sus soldados en la montaña de grandísima arboleda y muy

altos manglares, vieron estarse lavando en el agua de esta otra parte cinco indios chunchos, y uno
que estaba en atalaya, pescando con su flecha sábalos (4), de que hay grandísima abundancia en
aquel río, y a flechazos los matan los indios dentro del agua. El capitán trató que como se
podrían coger algunos indios de aquellos, para tomar lengua y saber del Ynga, pues otros no lo
podrían saber mejor, y ordenó que seis soldados se aparejasen." (Murúa)

"En entrándose los indios en la montaña, se metiesen de dos en dos en las balsas y pasando de la otra parte procurasen tomarlos como pudiesen, porque parecían humos en la montaña, y era que hacían de comer en un bohío, que tenía trescientas y cincuenta brazas de largo, con veinte puertas,..." (Murúa)

"Puestos de la otra banda se metieron así al lugar que tenía marcado, y tuvieron tan buena ventura que dieron de repente con siete indios chunchos, y con singular presteza cogieron los cinco luego, y los dos se les escaparon por causa de haber en el bohío tantas puertas. No tuvieron lugar de
tomar sus flechas, que las tenían de colas de bayas." (Murúa)

"Hallaron en el bohío maíz cocido y más de cincuenta sábalos. Aseguraron a los chunchos, con muestras de mucho amor; hablándoles por lengua de un indio que pasó con ellos que sabía la suya, les dijeron que no tuviesen temor ninguno, que no se les haría mal ni agravio." (Murúa)"Salieron con ellos del bohío y por la montaña se descubrieron en la ribera del río, haciendo salva con los arcabuces a los compañeros que estaban de la otra banda. Luego, pasando las balsas, se metieron en ellas el capitán Martín García de Loyola y sus soldados y pasaron el río, donde comieron muy de reposo y con gran contento y alegría de la presa que habían habido, porque hallaron en el bohío treinta cargas de ropa finísima del Ynga, y muchos terciopelos raros y seda rica, muchos fardos de Ruán y Holanda, paños y pajas, borceguíes y mucha plumería de Castilla de la tierra y, sobre todo, abundancia de vasos de oro y plata, y vajilla del servicio del Ynga." (Murúa)

"Se regocijó toda la gente con tanta y tan rica presa, pareciéndoles que no podía dejar de estar Tupa Amaro muy cerca de allí, pues tantas cosas suyas había en el bohío, guardadas por aquellos chunchos. Luego trató el capitán Martín García de Loyola, que por medio de intérprete con los indios chunchos trató, que su curaca pareciese, y con dádivas y regalos que les hizo pareció Ispaca, su cacique, y vino donde estaba el capitán, el cual le recibió muy bien." (Murúa)

"Este era principal de los indios manaries chunchos, al cual hizo una plática, persuadiéndole que dijese dónde estaba Tupa Amaro. Para más obligarle le dio ciertos vestidos del mismo Ynga, y plumas de Castilla, y que si trataba verdad con fiel modo que le daría mucho más y no se le haría mal en su tierra, ni a su gente." (Murúa)

"El Ispaca atemorizado dijo que cinco días había que partiera de aquel lugar, para entrarse
en la mar en canoas, e irse a los Pilcosones, otra provincia la tierra dentro.

Que su mujer de Topa Amaro iba temerosa y triste por ir en días de parir, y que él mismo, como la quería tanto, le ayudaba a llevar su hato, y le aguardaba, caminando poco a poco.

Con darle aquellos dones y vestidos del Ynga al Ispaca, no los quiso recibir, diciendo que fuera grandísima traición que hiciera a su señor." (Murúa)

Martín García de Loyola prendió al jefe Ispaca, y aquella tarde mismo partió en busca de Tupac Amaru, porque no se escapase con su general Hualpa Yupanqui. Dejó en el bohío, cinco soldados para que guardasen la presa, ropa y vajilla, y cuatro indios, que le enviasen de comer.
Con treinta y siete soldados se metió en la montaña por el camino que seguira el Inca, y detrás dél fue luego la comida - diez cargas de maíz, cinco de maní, tres de camotes y ocho de yucas.
Caminaron quince leguas hasta donde dieron con Tupac Amaru.

"...que se había desviado del camino, y junto a un brazo, de mar, que así se puede llamar aquel río grande. Si el día que tuvo la nueva Martín García de Loyola, y otro siguiente, no camina, no le pudiera alcanzar de ninguna suerte, porque aquel día habría hecho grandes cosas con su mujer,
inoportunándola [para] que se metiera en la canoa para que caminaran la mar adelante. Pero ella
se temió grandemente de meterse en aquel piélago, que tenía más de ciento y cincuenta leguas de
mar, y así fue la causa de su prisión y muerte. Porque si se entra en la canoa y se hace a lo largo
era imposible cogerles, porque ya les habían traído comida, matalotaje para pasar aquel piélago
de otra parte, y con esto se les fueran de las manos." (Murúa)

Caminando a las nueve de la noche dos soldados mestizos, que iban delanteros, llamados Francisco de Chávez y Francisco de la Peña, descubrieron una candelada de lejos, y fuéronse llegando poco a poco hasta llegar adonde estaba el Inca Tupac Amaru con su mujer y su general Hualpa Yupanqui, que se estaban calentando.

"Como dieron sobre ellos, por no alborotarles les hicieron mucha cortesía, diciéndole que no se alborotase y que su sobrino Quispi Tito estaba en Vilcabamba seguro y muy bien tratado, sin que se le hubiese hecho ningún disgusto ni mal tratamiento, y que allí iban por él sus parientes... Estando en esto, llegó el capitán Martín García de Loyola, con Gabriel de Loarte y los demás soldados, y prendió al Ynga, y habieno estado aquella noche con mucho recato y cuidado, por la mañana de vuelta hacia Vilcabamba donde llegaron, sin sucederles cosa ninguna, en salvamento."(Murúa)

Vilcabamba, destruida y quemada, vió entrar, una vez más, el Inca, abrigándolo en su regazo, ahora como prisionero, durante más de un mes antes que el general Arbieto, por orden del Virrey Francisco de Toledo, enviase a todos los presos al Cuzco.

"Era Topa Amaro Ynga muy afable, bien acondicionado y discreto y de muy buenas palabras y
razones, grave y de pecho que no se le dio cosa ninguna, ni mostró hacer estima ni caudal por
todo cuanto allí perdió, y le quitó Loyola, y los demás soldados que habían ido con él, más de
una pluma betada con oro tirado, cola de guacamaya. Por una manta colorada, que parecía raso
fino de Granada, le pesó se la diese al cacique Ande en su persona, con una camiseta de
terciopelo negro, y por esto se desabrió y mostró disgusto con el Martín García de Loyola, pues
le dio de rempujones, rogándole más de millón y medio a lo que comúnmente se dice en oro,
plata, ropa de Castilla, sedas y muchas barras de plata, fuentes y aguamaniles y otras piedras
ricas, y joyas y vestidos." (Murúa)


"Así los envió presos a la ciudad del Cuzco, y con ellos vinieron también Curi Paucar Unia y Colla Topa, sus capitanes y otros prisioneros de los más principales, que mandó el virrey le llevasen adonde él estaba, para verlos y ejecutar lo que tenía en su pensamiento hacer,..."

"Viniendo así al Cuzco cayó malo Huallpa Yupanqui, tío de los yngas, de flujo de vientre y sangre, y apretándole la enfermedad vino a morir de ella sin llegar al Cuzco, una legua dél, porque no viese el dolor y tristeza que en él se aparejaba a su sobrino Tupa Amaro dentro de pocos días." (Murúa)

"Este Topa Amaro y su mujer entregó al capitán Loyola al general Martín Hurtado de Arbieto,
 al cual hizo, en sabiéndolo, el virrey don Francisco de Toledo merced de la gobernación de Vilcabamba, el cual luego se intituló en ella Señoría." (Murúa)


El Oriente era para los Incas la tierra de los Antis, el Antisuyo, donde las tribus selváticas como Manaríes, Opataríes, Chiponayas, Monobambas, Chunchos, Mojos, Chachapoyas y otros, eran las etnias que constituían la frontera Este del gran Tahuantinsuyu. Más allá de rios caudalosos, pantanos temibles, clima adverso y terreno incierto, animales salvajes, insectos y canibales.

En este paisaje, que adensa verdes profundos en los bosques, como en una pintura antigua,
después de cruzar la extensión de valles y laderas cubiertas de matas, adentrando sin mapas ni brújula, los españoles no descansaron hasta la detención de Tupac Amaru, el último Inca del Tahuantinsuyo, cuando se redujo a Vilcabamba a ruinas.

Los límites habían sido empujados hacia la foresta amazónica como fortificaciones y guarniciones militares, puestos de avanzada que ahora se camuflan debajo de trepadoras, musgos y lianas. Solo ruinas arqueologicas que perpetuan la presencia Inca hasta rincones ocultos.


Pensando en la fuga de Tupac Amaru, creo que estaba tratando de llegar al mítico Paititi, donde estaría a salvo. Un camino, descrito de una manera vaga por los cronistas, que conducia para  "salida del sol" hasta el rio  Madre de Dios (5).

"El Inca no pudo dominar a los bárbaros por la fuerza, por eso los trajo a sí con halagos y dádivas, hasta tener sus fortalezas junto al río Paititi y gente de guarnición en ellas."(Vaca de Castro)

"... se embarcaron en sus balsas y se hecharon río abajo, donde tuvieron grandes batallas con los chunchos, que vivían en las riberas a una y otra mano del río Amarumayo.... Al fin de muchos trances en armas i de muchas pláticas, se redujeron a la obediencia y servicio del Inca todas las naciones de la una i otra ribera de aquel gran río i enviaron en reconocimiento de vasallaje muchos presente al Inca Yupanqui... Reducidas las naciones de las riberas,... ...pasaron adelante i sujetaron muchas naciones más, hasta llegar a la provincia que llaman Musu... que está a 200 leguas del Cusco."(Garcilaso de la Vega)


Todos los documentos coloniales que hacen referencia de manera específica al Paititi, dicen ubicarlo a unas 200 leguas de Cusco (aprox. 1.100 Km. al Este).

"Pasado el río Paitite... ...se dan noticias de una sierra muy rica de metales, y en ella hay grandísimo poder de gente al modo de los del Pirú (sic) y de las mismas ceremonias y del mismo ganado y traje. Los indios de estas provincias son gente alzada, vestida de algodón y todos con ritos y ceremonias que son como los Yngas del Pirú y es tierra de minas de oro." (Juan Álvarez Maldonado)

Padre Diego Felipe de Alcaya sostiene que, después de las campañas de Túpac Yupanqui, un sobrino del Inca Huayna Cápac ejerció el poder de los territorios ocupados del Antisuyo.

"Una vez que el sobrino del inca sujetó el territorio despachó a su hijo a que diese al Inca cuenta de lo conquistado, pero le encargó el secreto de la Tierra Rica, para que no se la quitase; y que sólo le dijese que había encontrado plomo (Titi en su lengua significa plomo y Pay ‘aquel’). Y lo mismo encargó a los 500 indios que le dio para que lo fueran sirviendo hasta el Cuzco. Y le mandó que trajesen sus mujeres e hijos, y las tías y madres de sus hijos; y que le dijesen al Inca que por ser aquella tierra buena para la labranza la había poblado y que le enviara carneros y semillas."(Padre Alcaya) 


"Llegado Guaynaapoc (‘Rey Chico’) a la ciudad de Cuzco alló la tierra controlada por Francisco Pizarro y a su tío (el Inca reinante) preso, y al otro Inca retirado en Vilcabamba. En esta ocasión, combocó (sic) Guaynaapoc a los indios a que lo siguieran a la nueva tierra que ahora llamamos Mojos. Siguieron a Guaynaapoc 20 mil indios (muchos más de los que pasaron a Vilcabamba con su rey), llevando consigo gran suma de ganado de la tierra y oficiales de platería. Y pasó al Paititi, donde fue recibido por su padre y soldados muy alegremente."(Padre Alcaya)
Estoy convencida que cuando los españoles ocuparon la ciudad de Vilcabamba la Vieja y entraron en la selva hasta capturar al Inca Túpac Amaru, el Inca estava en busca de asilo en Paititi.

"Con su vuelta (la de Guaynaapoc) se perdió noticia de esta gente, aunque siempre he oído decir que se trata de gente del Cuzco. Y cuando S. M. mandó a Don Melchor Inca a España en 1602, se vio en Cuzco mucha gente nueva, y se dijo que habían venido a despedirse de él."





Paititi, ¿fortaleza incaica o sueño, fantasia o realidad?


"Pasado el rio llamado Paitite la qual tierra tiene llanos que enpiecan desde pasado el dicho rio. Estos llanos ternan de ancho quinze leguas poco mas según la quenta de los indios hasta una cordillera de sierras alta de nieves que la semejan los indios que la han visto como la del piru pelada. Los moradores de los llanos se llaman corocoros y los de la sierra se llaman pamaynos. Desta sierra dan noticia ser muy rica de metales en ella ay grandísimo poder de gente al modo de los del piru y de las mismas cirimonias y del mismo ganado y traje y dizen que los yngas del piru viniero dellos. Es tanta gente y tan fuerte y diestra en la guerra que con ser el ynga del piru tan gran conquistador aunque enbio al paitite por muchas veces a muchos capitanes no se pudo valer con ellos antes los desbarataron muchas vezes y visto por el inga quan poco poderoso era para contra ellos determino de comunicarse con el gran señor del paitite y por via de presentes y mando el ynga que le hiziesen junto al rio paitite dos fortalezas de su nombre por memoria de que avia llegado allí su gente. Esta es la noticia de mas cantidad y riqueza de toda la amarica…en la provincia del Paitite ay minas de oro y plata y gran cantidad de anbar quajado. En la cordillera de la nieve ay cantidad de ganado como lo del piru aunque es mas pequeño. Los naturales visten lana y ay chinilla y piedras de rico cristal." (Maldonado)

Pedro de Candía en 1538, adentró en la selva del actual Madre de Dios como el primero explorador que logró avanzar en las selvas del Antisuyo, navegando por el Río Madre de Dios (llamado entonces Amarumayo o “río de las serpientes”). Juan Álvarez Maldonado, en su expedición de 1567-1569, entró en la cuenca del Río Madre de Dios atravesando el valle del Río Tono y llegando al lugar entonces llamado Opatari. Cuando Maldonado regresó a Cuzco remontó el Río Tambopata y, volviendo al altiplano andino, pasó por San Juan de Oro.


En la relación que Juan Álvarez Maldonado hizo una vez que llegó a Cuzco, llamada Relación de la Jornada y descubrimiento del Río Manu (1572), él describe la tierra del Paititi en varias momentos.

"El oriente veinte y cinco leguas mas abaxo entra en este rio de paucarguambo, por la mano izquierda que deziende de los minaries ques hacia donde està el ynga. Desde este rio abaxo se llaman rio magno, y ansi se llama todo lo que del se sabe y cinquenta leguas mas abaxo entra el rio de cuchoa, en el por la mano derecha que nasce de la cordillera del Piru en los andes de cuchoa en el qual al nacimiento suyo entran los ríos de cayane rio de sangaban rio de pule pule y cuando entra en el Magno es una mar. Veinte leguas mas abajo entre en este rio el rio de Guariguaca, por la mano izquierda que nasce en la provincia de los yanagimes de las bocas negras, ocho leguas mas abaxo sobre la mano derecha entra en el magno el rio de parabre, que nasce en la cordillera de carabaya…y doce leguas mas abaxo entra el rio de Zamo por la mano derecha, por la espaldas de los Toromonas nasce en los mitimas de los Aravaonas. Trenta leguas mas abajo por la mano derecha entra el rio de los Omapalcas.. ...cient leguas deste rio, entra el rio magno en el rio y laguna famosa del Paitite y en el mismo rio o laguna del paitite entra el poderoso y espantable rio de Paucarmayo ques apurima avancay bilmcas y xauja y otros muchos que nascen entre estos y desta laguna sale la buelta del Este casi al Nordeste hazia la mar del Norte. Es de notar que el Paucarmayo, entra en el Paitite sobre la mano izquierda. Hasta el Paitite se llama este rio Magno y desde allí baxo se llama Paitite. Desde donde nasce hasto donde se cree que averiguadamente va a salir a la mar del norte corre mas de mil leguas largas a las riberas deste rio Magno y los que entran en el de la cordillera del piru hasta el paitite están descubiertas muchas y se tiene noticia cierta de otras muchas provincias …" (Maldonado)


El teniente Juan Recio de León, en las primeras décadas del siglo XVII, emprendió varios viajes a la zona del Beni (cerca a la confluencia con el Tuychi), en la tierra de los Anamas, los nativos que Juan Álvarez Maldonado conoció.


"...Me trajeron tres o cuatro indios principales, muy vaqueanos, y haciéndoles preguntas respondieron que por tierra o por agua llegaban en cuatro días a una gran cocha (laguna) y que hay en ella muchas islas, muy pobladas de infinitas gentes, y que al señor de todas ellas le llaman Gran Paytiti. Diéronme también noticia estos indios de mucha cantidad de gente... que son muy riquísimos de plata y ganado de carga de los que se crían en el Pirú (sic). Contaron también que... todos estos indios visten de algodón. Usan ritos y ceremonias iguales que los del Perú, por ser indios procedidos de los que el Inca entró aquí de guarnición. Están retirados en el dicho descubrimiento del Paititi la mayor parte de los indios que faltan del Perú."(Juan Recio de León)


Para terminar hay un hermoso relato del guía Francisco "Pancho" Cobos Umeres (natural del valle del Vilcabamba y gran conocedor de la zona) en el ensayo "Expedición Vilcabamba - Romantismo, Ciencia y Aventura - Los Exploradores y el Imaginario", del Profesor  Fernando Jorge Soto Roland (Profesor en Historia-Director de la Expedición Vilcabamba '98). Según Francisco, para muchos moradores del valle, el Paititi es una ciudad perdida bajo tierra que está encantada. Según él, las personas cuentan que...


"apenas están arribando empieza a cambiar el clima, se nubla, comienza a llover... Y también hay muchas víboras en el camino. Pero, así todo, hay personas que han entrado, que lograron traspasar la primer puerta, que es muy linda, hermosa, de piedras finísimas. Adentro es todo un edificio como un palacio, una vivienda inca. Y es muy difícil penetrar porque está lleno de serpientes y víboras venenosas. La gente que ha retornado de ese lugar ha sido picada. Esta es la historia que cuentan muchas personas sobre el Paititi, la ciudad perdida."


"Corazón del corazón, tierra india del Paititi,

a cuyas gentes se llama indios:
todos los reinos limitan con él, pero él no limita con ninguno.
Estos son los reinos del Paititi, donde se tiene el poder de hacer y desear,
donde el burgués solo encontrara comida y
el poeta tal vez pueda abrir la puerta
cerrada desde antiguo, del mas purísimo amor.
Aquí puede verse el color del canto de los pájaros invisibles.
(mapa del Paititi)




                                 ************



(1) "Conquistó Tupac Inca y sus capitanes de esta vez cuatro grandes naciones. La primera fue la de los indios llamados Opataries y la otra llamada Manosuyo y la tercera se dice de los Mañaríes o Yanaximes, que quiere decir los de las bocas negras, y la provincia del Río y la provincia de los Chunchos. Y por el río de Tono abajo andovo mucha tierra y llegó hasta los Chiponanas. Y por el camino que ahora llaman de Camata envió otro grande capitán suyo llamado Apu Curimachi, el cual fue la vuelta del nacimiento del sol y caminó hasta el río de que ahora nuevamente se ha tendo noticia, llamado el Paytiti, adonde puso los mojones del Inca Tupac." (Sarmiento de Gamboa)

(2) La región de los Pongos es muy importante por que de no existir el río Marañón no llegaría a juntarse con el río Ucayali para formar el río Amazonas, que no seria el río largo y caudaloso que es. El rio Marañon posee un valle ubicado en la cordillera occidental de los Andes.


(3) El Parque Nacional del Manú se extiende desde los 300 msnm, en la confluencia del río Manú con el río Madre de Dios, hasta los 3.800 msnm en la cumbre de la montaña Apu Kañajhuay. Algunos investigadores creen que en las zonas vírgenes de esta reserva se halla el Paititi o ciudad perdida de los Incas.


(4) sábalo - m zool Pez osteíctio, del orden clupeiformes ( Alosa alosa ) ; de cuerpo algo aplanado, lomo amarillento y vientre blanco. Desova en los ríos. Su carne es muy apreciada.

(5) El río Madre de Dios, conocido también con el nombre de Amaru Mayo (o Magno), se origina en la Provincia de Paucartambo, en Cusco, con el nombre de Picopata. Vierte sus aguas en el Amazonas, en territorio brasileño, con el nombre de río Madeira. Recibe varios afluentes que forman importantes valles de Selva Alta - Cosñipata, Tono, Piñipini y Pantiacolla. Al recibir las aguas del río Manú, incursiona en la Selva Baja, formando un valle poco habitado. Por la margen izquierda su afluente es el Tacuatimanú o de las Piedras. Por su margen derecha, recibe los ríos Inambari y Tambopata que forman los importantes valles de Selva Alta. Uno de los afluentes del Inambari es el Marcapata, en el Cusco, que forma, hoy día, un valle densamente poblado. (Enc. Historia y Geografia del Peru)



Fuentes

-Fray Martín de Murúa, Historia General del Peru.
-Historia de los Incas, Pedro Sarmiento de Gamboa, (Madrid, España 2001).
-Enciclopedia de Historia y Geografía del Perú, Techmedia 1998.
-Comunidades Vegetales de la Cuenca Superior de los Ríos: Marañón, Huallaga y Ucayali (pdf)
-Relación de la Jornada y descubrimiento del Río Manu (1572), Juan Alvarez Maldonado.

-Yuri Leveratto, El reino amazónico del Paititi (Copyright 2010).