ALBORADA - SAYRI ÑAN

6.18.2011

TAHUANTINSUYO - BAJO LOS OJOS DEL PUMA



Cuando sólo había humo y oscuridad, creó Wiracocha el cielo, la tierra y los primeros seres humanos a quienes hizo de gran estatura. Creó este mundo dividido en dos lados que se oponían: el mundo de arriba, donde están el sol y la luna y el mundo de abajo donde permanece el pasado. Entre los dos, el mundo intermedio de los humanos. Los primeros humanos, sin embargo, desobedeceran al Dios que los convirtió en estatuas de piedra que dejó en grutas y cerros. A continuación hizo un diluvio y el mundo volvió en la oscuridad.

A este diluvio, sobrevivió un puma, aislado en medio del lago Titicaca donde solo resplandecía el brillo dorado de sus ojos.


Algún tiempo después Wiracocha emergió del lago, haciendo desaparecer la oscuridad por remplazar los ojos del puma por el sol (Inti) y la luna (Quilla). De su unión nacieron dos hijos, la pareja divina, Manco Capac y Mama Oclo, los dos primeros Incas. Wiracocha fué a Tihuanaco y, mezclando con agua y barro del Titicaca a los seres que había petrificado, creó hombres y mujeres de menor estatura, haciendo una nueva humanidad.


Entonces...

Wiraqocha regaló a Manco Capac un bastón de oro y le dijo para recorrer los caminos hasta encontrar un lugar especial en la tierra. En ese sitio él fundó el Cuzco, el ombligo, o centro, del mundo, la más poderosa y bella ciudad del Tahuantinsuyo. El Creador entonces atravesó los Andes, llegó a la costa y desapareció caminando sobre las aguas del mar...




El puma es considerado como el felino de más amplia distribución en el territorio americano, pudiéndosele hallar hasta los 5.000 m de altura en los Andes, donde recibe la denominación de "puma andino". Animal inteligente, solitario, con hábitos nocturnos por lo que es difícil poder observarlo. Sus características probablemente atrajeron a los antigüos pobladores del Imperio Inca (Tawantinsuyo) y sus antecesores, quienes siempre vieron a éste como un animal mítico.

Hubo un culto entre los Incas (tal vez secreto, tal vez solo creencia) donde la Luna era consagrada al Puma que, a cada noche, devorava una pieza de élla y, cuando estaba satisfecho, la dejava crecer de nuevo. Él vivía en el centro de la tierra y salía de noche para devorarla.

Según Vázquez de Espinosa, los Chancas, enemigos de los Incas en tiempo de Pachacutec, y sus antecesores, adoraban al Puma. El cronista, que viajó alrededor de 1620 por la región de Andahuaylas, nos cuenta: "dicen que su padre fue un Leon, y assí le tienen, y adoran por Dios, y lo tienen por armas, y en fiestas solenes suelen vestirse de pieles de leones por mostrar brabosidad, como cada dia se ve en las fiestas quehazen". Entre los cuatro vestidos rituales, que se ponía el Inca para la boda y cuando asumía su poder, había un manto de piel de puma o de un tejido así teñido, como también una camiseta con manchas como las de la piel del puma. Ambos clanes tienen el mismo totem felino; puede ser que se trate de una migración de símbolos miticos que corre páralela con una invasión guerrera desde el oeste hacia la región del Cuzco. Según Garcilaso, en el Cuzco los curacas se presentaban en la fiesta principal del Sol llamada lnti Raymi "...ni más ni menos que pintan a Hércules, vestida la piel de león y la cabeza encajada en la del indio, por que se precian los tales descender de un león."


Cuando el Inca Pachacutec conquistó el territorio de la confederación de Chimú, a mediados del siglo XV, poco años antes de la llegada de los españoles a América, algo de sus creencias fue asimilado, al igual que asimiló sus dominios. El Inca extendió su poder a este señorío situado desde las tierras de los Moche hasta Paramonga en el sur, a lo largo de la costa del actual Peru, imperio que era gobernado desde la gran ciudad de Chan-Chan.

Chimú tenía al dios Kon como mediador entre la tierra y el cielo, en donde reinaba el dios Sol, Chatay, ayudado por la Luna, Quillapa Huillac, a la que muchos consideraban más poderosa que el Sol, ya que podía reinar en la noche y, en el día, era capaz hasta de cubrirlo y hacerlo desaparecer del cielo en los eclipses. Alrededor de estos dioses mayores estaban los dioses celestiales, como los del relámpago...

También los chimú tenían en su panteón a divinidades zoomórficas, como los habituales felinos moteados que aparecen en la mayor parte de las culturas absorbidas por los incas.
El cielo no era más que una extensión de la tierra, y la vida que esperaba tras la muerte era la prolongación de la terrena. Su práctica religiosa, que comenzó siendo tan pacífica como tranquila, se fue moviendo en el sentido ceremonial oscuro y truculento, dirigido por la casta sacerdotal para su beneficio político.

El pueblo Chavín fue politeísta y adoró a dioses de influencia selvática ya que sus esculturas muestran seres sobrenaturales, que recogían rasgos felinos como el puma, caimanes y serpientes, y aves andinas como el águila, el cóndor y el halcón. El avance económico condujo a la construcción de centros ceremoniales y ciudades.

La Religión Chavín implicaba la transformación del ser humano a otro a través del uso de sustancias alucinógenas. Muchas esculturas representan la transformación de una cabeza humana a una cabeza de puma. El uso de sustancias alucinógenas (cactus de San Pedro - ayahuasca), para fines religiosos, era común, según los hallazgos arqueológicos encontrados. nariz (un efecto secundario resultante de la utilización de esos alucinógenos). La droga contenida en el cactus ponía a los sacerdotes en trance, que les permitía dilatar sus  pupilas y penetrar en las profundidades del templo en la oscuridad absoluta.

La iconografía de figuras antropomórficas felinas es una característica importante de la civilización Chavín. Todas estas deidades son representadas en las diferentes manifestaciones culturales como en la cerámica, artefactos de metal, textiles y esculturas arquitectónicas. Chavín de Huantar fue un punto central, en particular, para los rituales religiosos.


Los templos Chavín más destacados son: Chavin de Huantar (Ancash), Kunturwasi y Pacopampa (Cajamarca), Chongoyape (Lambayeque), Caballo Muerto (La Libertad), Garagay (Lima), Chupas (Ayacucho).

El pueblo de Chavín tuvo conocimiento acústico avanzado y de inginería hidraulica. Durante la temporada de lluvias el agua corría por los canales creando un sonido como un rugido. Esto haría que el templo de Chavín de Huantar pareciera estar rugiendo como un jaguar (puma). El templo está construido de granito y piedra caliza blanca y negra.
La cultura Chavín representa el primer estilo artístico generalizado en los Andes.

Todas estas civilizaciones preincaicas han influido en la cultura de las personas que formaban el Tahuantinsuyo (Imperio Inca) no la cultura inca propiamente, al menos con respecto a las creencias y religiones, pero la cultura de los diferentes pueblos y grupos étnicos incorporados por la cultura inca, a través de guerras y conquistas.


                                                     (muro del puma)


La Fortaleza de Sacsayhuamán, en quechua Saqsaywaman, fue construida originalmente con propósitos militares para defenderse de tribus invasoras que amenazaban al Imperio Inca.
Desde la fortaleza se observa una singular vista panorámica de los entornos incluyendo la ciudad del Cusco. Sacsayhuamán se encuentra a 3.700 metros sobre el nivel del mar y la zona donde se encuentra corresponde a la cabeza del animal sagrado,el puma, y una de las traducciones que tiene esta palabra es, precisamente, cabeza de puma. Pachacutec Inca Yupanqui, el noveno Inca, rediseñó la ciudad y le dio forma de puma acostado.

El puma es el guardían de las cosas terrenas.