ALBORADA - SAYRI ÑAN

6.11.2011

IMPERIO INCA - ARQUITECTURA IMPOSIBLE - II



La gran cantidad de maquetas encontrada en casi todos los museos arqueológicos en Peru, demostra un adelanto en la Arquitectura de los Incas que, antes de la construcción de cualquier edifício, palacio, templo, pueblo o ciudad planificaban fisicamente para asegurar el éxito  futuro. Antes de ejecutar cualquier construcción los incas solían hacer algunos bocetos, planes, modelos y maqueta y como sistemas de medida usaron balanzas basado principalmente en el anthropometry (medidas con relación al cuerpo humano: brazos, codos, pies, pasos, palmos, etc.).
Una teoria pretende indicar que el trabajo era muy lento pero eficaz y que las paredes normales fueron empezadas con cuidado y por la parte más baja; la fila superior siguiente era más compleja porque las piedras tenían que encajar lateralmente con las junturas mas bajas; este caso se demuestra prácticamente por todas partes del Cusco que se tallaron caras superiores golpeándolos despacio con los martillos de la piedra según la forma de la superficie inferior.
No tenían problemas al manipular las piedras pequeñas, porque se podían ponerse o podrían sacarse muchas veces; pero el problema era levantarlas de los cantos por que pesaban cientos de toneladas.
Se supone que usavan modelos naturales o maquetas hechos con materiales ligeros y quizás la arcilla. estos modelos eran reproducidos exactamente y el uso de este método ayudó hacer más fácil los trabajos. Otra teoria respetada es que ellos pudieron usar una técnica actual que consistia en tomar la medida y la forma de las piedras deseadas haciendo un trabajo muy complejo (en el museo arqueológico del Cusco hay una cinta de plata muy larga).

La gran parte de las piedras grandes que forman las paredes incas casi siempre tienen 2 entalladuras en la parte más baja de sus caras. En Sacay Huaman esas entalladuras sirvieron por facilitar el transporte, levantamiento, y manipulación de las piedras durante el proceso de la edificación. Muchos de estos moldeados están en paredes acabadas, pero debido a alguna razón desconocida ciertas piedras son guardadas todavía.
El Qoricancha del Cusco es uno de los casos excepcionales dónde la cara interior de la pared es semi-redonda conocido como "tambor solar" muestra un moldeado raro que rodea el nicho trapezoidal; es evidente que no se usaron por manipular los bloques pero tenían algún deber religioso o el significado ideo-gráfico que están perdidos.
 
Muchos edificios e incluso  ciudades enteras en el Tawantinsuyo eran hechos con adobe (ladrillo de barro). Para hacer adobe preferentemente se escogía tierra de buena calidad, arcillosa esta era mezclada con el ichu, y en ciertos casos con lana de alpaca. Todos estos materiales estaban mezclados con agua, y puestos en moldes rectangulares y secados al sol.
Los edificios del adobe aun son preferidos en los andes porque son fáciles de conseguir y así tener propiedades termales; son durables y cubiertos con paja o tejas.
Podemos resumir en cinco modelos basicos los diversos tipos de paredes de la epoca Inca:


- El Rústico o "Pirka": Hecho con piedras ásperas tallados y acomodadas sin mucho cuidado; los espacios vacíos estaban llenos con piedras pequeñas y abundante barro. Tipo utilizado para la construcción de terrazas, almacenes y casas para la gente común.
- El tipo Celular: Tiene un aspecto similar a la estructura de un panal de miel hecho con las calizas poligonales pequeñas; se encuentran ejemplos en Qolqanpata, Chinchero, Tarawasi.
 
- El tipo Engastado: Hecho con piedras ígneas. Entre los ejemplos estan el Templo Principal en Ollantaytambo, el templo de las Tres Ventanas en Machupicchu, Hatun Rumiyoq en Cusco.


- El inca sedimentario o Imperial: Consistiendo básicamente de piedras medianas de altura regular en filas horizontales que dan la impresión de ser totalmente rectangular. Formando junturas pulidas y perfectas (donde es imposible resbalar una hoja del afeitar o incluso una hoja del papel). Excepto una pantalla de la arcilla, muy delgada, como un sealant que parece haber sido puesto en licuado o estado líquido para habilitar la mudanza y manipulación de las piedras.
- El tipo Ciclópeo: También conocido como Megalítico, se caracteriza por contener enormes cantos rodados que, en algunos casos, pueden alcanzar 8.5 mts. (28 pies) de alto. Ejemplos pueden ser vistos en SacsayHuaman o los del Templo Principal en Ollantaytambo.
Las paredes incas son frecuentemente más anchas en la base que en la parte superior. Para eso, las piedras de la base son más grandes o tienen más volumen que el superior. Por eso las paredes incas están apoyadas y tienen una ligera de inclinación. No hay una regla general o medida para esa inclinación y su deber principal era investigar algún equilibrio entre las paredes que los apoyan. La forma clásica de arquitectura inca es el trapezoidal que le da una estabilidad y sensación de equilibrio.La inmortalidad fue investigada y la manera de cómo hacer los edificios antisísmicos, eternos e indestructibles por cualquier catástrofe natural.
Construían sus techos con técnicas muy calificadas,  hechos generalmente con vigas de madera y cubiertas con paja o "ichu" (césped salvaje local). Según la forma de su techado, los tejados pueden ser clasificados en 4: de una sola cuesta; dos cuestas; cuatro cuestas y los cónicos.  Impresionantes son las estructuras de algunos edificios grandes, como el Templo de Wiraqocha en Raqchi que tenía un "Kallanka" la estructura de 92 X 25.25 Mts ( cubriendo una área de 2,323 m². Debido a los materiales usados y a la cantidad de lluvias durante el año, los tejados tenían una inclinación que variaba de 50° a 65°. El césped salvaje local "ichu" no dura para siempre por lo que los tejados tenían un mantenimiento frecuente renovándose los cada tres o cuatro años como pasa hoy en día.

Otros elementos arquitéctonicos impresionantes son los canales de los ríos como el Watanay y el Willkamayu (Urubamba). Ríos que al que parece fueron construidos en líneas rectas. En algunos sectores de estos ríos es posible apreciar las paredes de piedra bien-talladas y se construyeron los puentes para cruzarlos. Un buen ejemplo de puentes es el visto hoy en Qheswachaka encima del Río de Apurímac, hecho con el trabajo comunal de las personas que lo usan y con la técnica andina hereditaria.


La palabra del cronista Pedro Cieza de León:


"Adelante esta el rió de Apurimac que es el mayor de los que se han pasado desde Caxamarca hacia la parte del sur, ocho leguas desde Abancay; el camino ya va bien desechado por las laderas y sierras, debieron de pasar gran trabajo los que hicieron este camino en quebrantar las piedras y allanado por ellos, especialmente cuando se bajo por él al río, que van tan áspera y dificultoso este camino que algunos caballeros cargados de plata y de oro ha caído en el y perdido, sin poderlo cobrar.
Tiene dos grandes pilares de piedra para poder armar el puente Pasado este rió se ve luego donde estuvieron los aposentos de los incas, y en donde tenían un oráculo, y el demonio respondía ( a lo que los indios dicen) por el tronco de un árbol, junto al cual enterraban oro y hacían sus sacrificios.
De este río de apurimac, se va hasta llegar a los aposentos de Limatambo, y pasando la sierra de Vilcaconga ( que es donde el adelantado don diego de almagro con algunos españoles, tuvo una batalla con los indios antes que entrase al Cusco) se llega al valle de Xaquixahuana" el cual es llano, situado entre las cordilleras de sierras. No es muy ancho ni tampoco largo".


El complejo arqueológico de Tarawasi, en Limatambo, a pocos kilómetros de Cusco y cerca del límite con el departamento de Apurímac es una de las muestras de arquitectura inca más logradas. La mampostería del templo, colocado encima del usnu (altar ceremonial ), es una textura que juga con las formas de las piedras para conseguir diseños poligonales a semejanza de petalos de flores en los muros o rosetones.

                                   (muro de Tarawasi - semejanza de petalos de flores)

Alineado al usnu de Tarawasi, se encuentran Saywite y Tamburco, sendos lugares sagrados en el departamento de Apurímac.

Existe sólida evidencia de que los constructores tuvieron en cuenta criterios astronómicos y rituales para la construcción. En efecto, la alineación de algunos edificios importantes coincide con el azimuth solar durante los solsticios de manera constante con los puntos de orto y ocaso del sol en determinadas épocas del año y con las cumbres de las montañas circundantes.




Hablando de Machu Picchu...

Los materiales utilizados en todas las construcciones conservadas son de granito color blancuzco, compuesto en un 60% de feldespato, un 30% de cuarzo y un 10% de mica. Todo el material procedía de las canteras ubicadas en los contornos del complejo inca. Las piedras
tienen entre 6 a 7 grados de dureza en la escala de Mohs. En tiempos incas estas fueron trabajadas con barretas y otras herramientas de bronce (no se usaba herramientas de hierro) y percutores de piedras más duras. Las piedras fueron alisadas por abrasión con arena y piedra.
Casi todos los edificios son de planta rectangular. Los hay de una, dos y hasta ocho puertas, normalmente en uno solo de los lados largos del rectángulo. Existen pocas construcciones de planta curva y circulares. Son frecuentes las construcciones llamadas huayranas.
Estas tienen sólo tres muros. En estos casos en el espacio del “muro faltante” aparece a veces una columnata de piedra para sostener una viga de madera que servía de soporte al techo. También existen huayranas dobles, dos huayranas unidas por un muro medianero, a las que se llama masmas.



                                                              (kanchas)

Las construcciones siguen el esquema de las kanchas, que son cuatro construcciones rectangulares dispuestas en torno a un patio central unidos por un eje de simetría transversal. Al patio dan todas las puertas.

El aparejo de los muros de piedra son básicamente de dos tipos. De piedra corriente unida con mortero de barro o otras substancias. Hay evidencias de que este tipo de construcción, que es mayoría en Machu Picchu, estuve enlucida con una capa de arcilla y
pintada (en colores amarillo y rojo por lo menos). Aunque no se conservó por la temprana
desintegración de los techos de estas construcciones que las hizo vulnerable a la permanente
lluvia de la zona.
 



Para las construcciones de élite, piedra finamente labrada: bloques de granito, sin enlucido y perfectamente tallados en forma de prismas rectangulares (paralelepípedos, como los ladrillos)
o poligonales. Sus caras exteriores podían ser almohadilladas, protuberantes, o bien perfectamente lisas. En estos casos la unión de los bloques parece perfecta y ha hecho suponer que no tiene ningún tipo de mortero; pero de hecho sí lo tiene, es una fina capa de material aglutinante que se encuentra entre piedra y piedra aunque es invisible por fuera.
No se ha conservado ninguna techumbre original, pero la mayoría de las construcciones tenían techo a dos o cuatro aguas, hubo incluso un techo cónico sobre el “torreón”, formado por una armazón de troncos de aliso (Alnusacuminata), amarrado y cubierto por capas de ichu (Stipa ichuun). La fragilidad de este tipo de paja y la copiosidad de las lluvias en la región hizo necesario que estas techumbres tuvieran grandes inclinaciones de hasta 63º. Así la altura de los techos duplicaba muchasveces la altura del resto del edificio.
Es interesante notarse que lo clásico de la arquitectura inca es que la mayoría de las portadas, ventanas y hornacinas (llamadas falsas ventanas, nichos o alacenas) tienen forma trapezoidal, más ancha en la base que en el dintel. Los dinteles podían ser de madera o de piedra, a menudo de un solo gran bloque. Las portadas de los recintos más importantes eran de doble jamba y en algunos casos incluían un mecanismo de cierre interior. Las paredes interiores de las construcciones, tienen hornacinas en forma trapezoidal, junto a las ventanas. Bloques cilíndricos o rectangulares que sobresalen a menudo de los muros como grandes percheros, dispuestos en forma simétrica con las hornacinas o nichos y las ventanas, cuando las hay.