ALBORADA - SAYRI ÑAN

6.27.2011

CAPAC ÑAN - QUINIENTAS LEGUAS DE PÚRPURA HACIA EL NORTE



"...el uno que va por los llanos, que es la costa de la mar, y el otro por la sierra, que es la tierra adentro, de los cuales hablan los historiadores con todo buen encarecimiento, pero la obra fue tan grande que excede a toda pintura que de ella se pueda hacer; y porque yo no pueda pintarlos tan bien como ellos los pintaron, diré lo que cada uno de ellos dice, sacado a la letra." (Garcilaso)


Garcilaso de la Vega en su libro, Comentarios Reales, haz mención de dos caminos reales (Capac Ñan) que hubo en el Tahuantinsuyo, norte sur, uno por los llanos, por la costa de la mar y otro por la sierra. Cómo él dice, los pintó con las palabras de otros historiadores y yo intentaré actualizar la historia.

Cuando Huayna Capac fue desde la ciudad del Cuzco con su ejército a conquistar la provincia de Quito, cerca de quinientas leguas de distancia, tuvo grande dificultad en el pasaje por la sierra, por causa de los malos caminos y grandes quebradas y despeñaderos que había. Entonces le pareció justo hacerle camino nuevo por donde volviese victorioso de la conquista. Porque había sujetado la provincia, mandó hacer un camino por toda la cordillera, muy ancho y llano, rompiendo e igualando las peñas donde necesario, e igualando y subiendo las quebradas de mampostería."...tanto, que algunas veces subían la labor desde quince y veinte estados de hondo, y así dura este camino por espacio de las quinientas leguas." (Agustín de Zárate, libro I, capítulo XIII, )


                                                                             foto: Qhapaq Ñan Perú


Dicen que era completamente llano cuando se acabó aunque después, con las guerras y la invasión de los españoles, en muchas partes se han quebrado las mamposterías de estos pasos, deteniendo a los que querian venir por ellos, que no podían pasar y hoy día nos sorprendemos con lo que nos quedó de esos caminos, pero se puede imaginar como eran maravillosos hace quinientos años.

Siendo Huayna Capac muy aficionado a la provincia de Quito, que él había conquistado, mandó hacer otro camino hacia el norte, por los llanos, que fue completado con otros caminos en ellos. Eso camino era tan dificil como el de la sierra, porque iba por todos los valles donde alcanzaba la frescura de los ríos y arboledas, comúnmente ocupaba una legua, entonces allí hicieron un camino que tenía casi cuarenta pies de ancho, con muy gruesas tapias del un cabo y del otro y cuatro o cinco tapias en alto. En saliendo de los valles el mismo camino continuaba por los arenales, hincando palos y estacas por cordel, para que no se pudiese perder el camino,ni torcer a un cabo ni a otro. Eso camino tenía las mismas quinientas leguas que el de la sierra."...y aunque los palos de los arenales están rompidos en muchas partes,porque los españoles, en tiempo de guerra y de paz, hacían con ellos lumbre,pero las paredes de los valles se están el día de hoy en las más partes enteras, pordonde se puede juzgar la grandeza del edificio;"(Zárate)
Así, según Zárate, fue por el uno y vino por el otro Hayna Capac, teniéndole siempre, por donde había de pasar, cubierto y sembrado con ramos y flores de muy suave olor.
Pedro de Cieza de León, hablando del mismo camino que va por la sierra dijo: "De Ipiales se camina hasta llegar a una provincia pequeña, que ha por nombre Guaca, y antes de llegar a ella se ve el camino de los Ingas,... ....así por los grandes aposentos y depósitos que había en todo él, como por ser hecho con mucha dificultad, por tan ásperas y fragosas sierras, que pone admiración verlo".

"...daré noticia del gran camino que los Ingas mandaron hacer por mitad de ellos, el cual, aunque por muchos lugares está ya desbaratado y deshecho, da muestra de la grande cosa que fue y del poder de los que lo mandaron a hacer. Guainacapa y Topainga Yupangue, su padre, fueron, a lo que los indios dicen, los que abajaron por toda la costa, visitando los valles y provincias de los yungas, aunque también cuentan algunos de ellos que el Inga Yupangue, abuelo de Guainacapa y padre de Topa Inca, fue el primero que vio la costa y anduvo por los llanos de ella."(Cieza de Léon)

                                                 
                                                              foto: Qhapaq Ñan Perú


Así los curacas y principales de las provincias, por mandato del Inca, en estos valles y en la costa, hicieron un camino tan ancho como quince pies. Por una parte y por otra de él iba una pared muy grande con todo el espacio  limpio y echado por debajo de arboledas, y de estos árboles, por muchas partes, caían sobre el camino ramos de ellos llenos de fruta. A lo largo de todo el camino, en las arboledas, se halaban muchos géneros de pájaros, papagayos y otras aves.


"Por este camino duraban las paredes que iban por una y otra parte dél, hasta que los indios, con la muchedumbre de arena, no podían armar cimiento. Desde donde, para que no se errase y se conociese la grandeza del que aquello mandaba, hincaban largos y cumplidos palos, a manera de vigas, de trecho en trecho. Y así como se tenía cuidado de limpiar por los valles el camino y renovar las paredes si se arruinaban y gastaban, lo tenían en mirar si algún horcón o palo largo, de los que estaban en las arenales, se caía con el viento, de tornarlo a poner. De manera que este camino, cierto fue gran cosa, aunque no tan trabajoso como el de la sierra." (Cieza de Léon)


                                                         foto: Qhapaq Ñan Perú


Algunas fortalezas y templos del Sol había en estos valles... 

"De esta la ciudad del Cozco hay dos caminos o calzadas reales de dos mil millas de largo, que la una va guiada por los llanos y la otra por las cumbres de los montes, de manera que para hacerlas como están fue necesario alzar los valles, tajar las piedras y peñascos vivos y humillar la alteza de los montes. Tenían de ancho veinte y cinco pies." (Botero Benes)


Todas las naraciones que los historiadores hicieron de esos caminos, no pueden bastar para nos hacer imaginar  la grandeza de la obra, porque esas distancias eran tan grandes y había cuestas de dos, tres, cuatro leguas y más de subida. El camino de la sierra, como dice Garcilaso,

"en las cumbres más altas, de donde más tierra se descubría, unas placetas altas, a un lado o a otro del camino, con sus gradas de cantería para subir a ellas, donde los que llevaban las andas descansasen y el Inca gozase de tender la vista a todas partes, por aquellas sierras altas y bajas, nevadas y por nevar, que cierto es una hermosísima vista, porque de algunas partes, según la altura de las sierras por do va el camino, se descubren cincuenta, sesenta, ochenta y cien leguas de tierra, donde se ven puntas de sierras tan largas que parece que llegan al cielo, y, por el contrario, valles y quebradas tan hondas, que parece que van a parar al centro de la tierra."(Garcilaso)


No ha quedado sino lo que el tiempo, las guerras y la invasión española no han podido consumir. En la epoca descrita por Garcilaso, no mucho tiempo despues de que los españoles hicieron su ocupación de los andes, ya había cambios importantes en toda esa gran obra.

"Solamente en el camino de los llanos, en los desiertos de los arenales, que los hay muy grandes, donde también hay cerros altos y bajos de arena, tienen hincados a trechos maderos altos, que del uno se vea el otro y sirvan de guías para que no se pierdan los caminantes, porque el rastro del camino se pierde con el movimiento que la arena hace con el viento, porque lo cubre y lo ciega; y no es seguro guiarse por los cerros de arena, porque también ellos se pasan y mudan de una parte a otra, si el viento es recio; de manera que son muy necesarias las vigas hincadas por el camino, para norte de los viandantes; y por esto se han sustentado, porque no podrían pasar sin ellas."  (Garcilaso)


                                    
                                                                      foto:  Qhapaq Ñan Perú

Aún hoy, que casi nada restó de toda esa esplendorosa obra, al hacer la travesía, por impresionantes pendientes, bajo climas y ecosistemas tan variados como la altiplanicie andina y los bosques de neblina, parte del camino inca hacia Machu Picchu, donde se deben superar dos pasos a gran altura, el mayor de ellos, Huarmihuañusca, de 4.200 metros de altitud, también conocido como “Paso de la Mujer Muerta”, podemos sentirnos llevados al pasado imaginandonos en una otra vida, deparandonos con el Inti Puncu o “Puerta del Sol” para ingresar a Machu Picchu. Durante todo el trayecto nos sorprendemos con la flora y la fauna, soñando que nada hay cambiado cuando, entre mayo y octubre, casi sin lluvias, el clima hace el camino más fácil.




Otro tramo muy hermoso de ese camino es en la región de Cajamarca. Es un ramal bien conservado del antiguo camino, el cual conserva aún parte del empedrado original construido por los Incas. A pesar de encontrarnos sobre los 3000 msnm, el clima es agradable, el paisaje está dominado por diferentes tonos de verde otorgados por arbustos y árboles como eucaliptos, alisos, queñuales, con terrenos cubiertos por cultivos de papa, trigo, cebada, ocas y pastos. Con uno o otro agricultor preparando su terreno a la usanza ancestral con una yunta de bueyes y un arado de madera. Caminando del pueblo de Combayo llegase a una gran explanada con muros de antíguas construciones del pueblo de Cajamarca, donde luego se encuentra la Necrópolis de Combayo - tumbas talladas en la roca volcánica de un antiguo centro cerimonial y religioso.

Al descender, entre eucaliptos y arbustos, por entre sus tonos de verde diferenciados, calidos y frios, las aves nativas, coloridas, jilgueros, zorzales, gorriones y colibries, buscando por las flores...

Caminando por las paisajes naturales hasta el cauce del río Grande, siguiendo por la zona de Tres Tingos, unión de tres ríos - Grande, Azufre y Paccha -, que forman el gran río Chonta, el cual discurre hacia el lindo valle de Cajamarca.



El último tramo de la caminata por el Camino Inca de la región de Cajamarca lleva a las orillas del río Chonta donde se puede tomar un refrescante chapuzón en las aguas del río. Unos metros más adelante, luego de atravesar el espectacular Cañón del Chicche, fascinante no sólo por sus formaciones rocosas, sino también por la riqueza de la flora y fauna nativas, donde se siente albergado entre coloridas orquídeas y diferentes variedades de campanillas...

El complejo arquitectónico de Cumbemayo, ubicado a 17Km de la ciudad de Cajamarca, recorriendo entre gigantescas rocas labradas por los vientos a través de millones de años con formas particulares nos aquejan... Cajamarca es famosa por la obra de ingeniería hidráulica que construyeran sus antiguos habitantes: el Canal de Cumbemayo. Además, el santuario, localizado en una caprichosa forma rocosa donde antiguos habitantes realizaban ceremonias y ritos religiosos. El punto de inicio de la ruta por el camino ancestral, el camino inca, que une Cajamarca con el antiguo Coyor, hoy llamado San Nicolás, es cerca del km 11.5 de la carretera Cajamarca-San Marcos. Coyor fue el ultimo bastión de la resistencia del pueblo Caxa ante la invasión del imperio Inca. El camino ancestral sigue de San Nicolás hasta el pueblo de Namora, con sus casas de adobe y techos de teja a dos aguas.

Cerca, una famosa hacienda, que alberga caballos y vicuñas que transitan libremente por sus bosques. La variación de la vegetación propia del lugar es atractiva, con sus grandes queñuales que parecen involucrar las casitas dispersas de la población... Poco a poco, siguiendo la ruta
por las tardes ensolaradas de la región, recorrendo las riveras del río Chonta hasta Llacanora, acercando a las caídas de agua de este distrito.



En el pasado, cuando la primavera tejía sus alfombres de rojo intenso sobre las montañas andinas, cubriendo de notros las laderas, como llamas a lo largo de los caminos....

El Capac Ñan, la via principal que llevaba al norte, luego transformaba el paisaje en un color lleno de matices de púrpura y violeta, con las hermosas flores de Tibouchina laxa – que se propagaban por las laderas de la región de Cajamarca, cubriendo sus bosques montanos... y que insisten, que resisten, que persisten hasta el momento tratando de recuerdarnos que, así como sus caminos, los Incas no estan extinguidos...


BIBLIOGRAFIA

Garcilaso de la Vega, Comentarios Reales.
Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista del Perú.
Pedro Cieza de Léon, La Crónica del Peru.
Juan Botero Benes, Relaciones.


El siguiente es un artículo publicado por Cusco noticias en 06/19/2014.


Qhapaq Ñan a un paso de ser declarado Patrimonio Mundial


El Sistema Vial Andino o Qhapaq Ñan, se encuentra dentro de la lista de favoritos de la UNESCO para ser declarado Patrimonio Mundial, junto a otros atractivos tales como el pozo escalonado Rani-ki-Vav de la India o la cueva Chauvet, ubicada en Francia.
El Qhapaq Ñan fue nominado por ArgentinaBoliviaChileColombia, Ecuador yPerú por iniciativa de nuestro país, en un expediente que llevó cerca de diez años de trabajo, constituyéndose en un hecho pionero y sin precedentes en la historia de la UNESCO.
Dentro de Perú, se encuentran 250 kilómetros de camino y 81 sitios arqueológicos asociados la Qhapaq Ñan, actualmente sigue articulando redes de comunicación, producción e intercambio entre las comunidades adyacentes que se trasladan por sus tramos.
Esperemos los resultados que se darán luego de la 38° Reunión de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Artículo (y foto) publicado por: 



                                                        foto: Qhapaq Ñan Perú

                                                                 


Vea también: 
El tramo Huánuco Pampa – Huamachuco recorre las regiones de Huánuco, Ancash y La Libertad. Este tramo del Qhapaq Ñan forma parte de la arteria principal de la red vial que comunicaba la capital incaica con la región del Chinchaysuyu.



Imagen: Tramo Huánuco Pampa – Huamachuco, camino empedrado en la zona de Huaga, Huachis, Huari, Ancash
Fuente: Project Qhapac Nan
Qhapaq Ñan Perú

El artículo:
http://goo.gl/ok2hK7