ALBORADA - SAYRI ÑAN

5.18.2011

QORIQENQE - LA LEYENDA DE PIEDRA



En los tiempos del Imperio Inca, las escaleras gigantes que colgaban sobre el Valle Sagrado, dejaron florecer el más grande y el mejor maíz del Tahuantinsuyo, las frutas más dulces, las flores más hermosas y las plantas medicinales para abastecer los mercados. El mítico monte Linle fue tallado para eso, y los habitantes de Pisaq podían orgullarse de vivir allí.

Ali, Pachacutec construyó una ciudad fortaleza para su Panaka.

Pisaq fue así llamada por la enorme cantidad de perdices (o pisaqas), que havía allí, hoy se llama Linle, sin ninguna explicación para el nombre. Para algunos autores, proviene del vocablo quechua pisaq, que seria el nombre de un pájaro extinto, otros dicen que era el nombre del gobernador de la región. El caso es que la palabra existe en quechua, y se utiliza para denotar un pájaro parecido con la perdiz europea y que vive, especialmente, a tres mil ochocientos metros desde el nivel del mar.


A las puertas del Valle Sagrado de los Incas- un lugar que durante muchos siglos o incluso miles de años, exhaló magia y misterio, roto por el sagrado río Willkamayu, que riega sus entrañas ...
Cuando los visitantes llegan a la plaza de Pisaq todavía puede encontrar un tipo de comercio que, si en los últimos años está desapareciendo, persiste, a pesar de la fuerza inexorable  de los tiempos modernos: el sistema de trueque - este sistema comercial fue utilizado por los pueblos antiguos de los Andes, mucho antes de los Incas - es el intercambio de mercancías sin dinero: intercambio de artesanías, productos agrícolas, productos de origen animal como la lana. Es un sistema sencillo y eficaz que permite a las personas de diferentes áreas geográficas, el acceso a otros productos.

Por aparte de las fachadas de piedra, que exiben detalles, de líneas perfectas - las gran paredes ... Acueductos, que llevavan el agua a través de las arterias de la montaña sagrada ... Nidos de Condór a lo largo de los filamentos, además de las torres y bastiones ... Dos ciudades de piedra, un observatorio astronómico, templos magníficos, el Intiwatana, la necrópolis, en las cavidades de la roca donde se pusieran los muertos ...


Otro día amanece y frente a la ciudad en las laderas occidentales de Willkamayu en lo alto de una colina, el monolito, que tiene la figura de una mujer con phullu (una especie de manta) doblado por encima de su hombro, desafiando el tiempo, la distancia y el amor - como el Tahuantinsuyo, que todavía espera ... como ella ...
 


Hay muchos, muchos años ... en Pisaq ...




 
 
Su pueblo, de buen carácter, sufria con el acoso de la gente de la selva, los antis que, en la temporada de lluvias, se aprovechaban para invadir el lugar. Los incas, sus aliados, no podrían ayudar, ya que no podrían pasar al otro lado cuando el río estaba fluyendo. La hermosa princesa Inkill Chump nació en esta situación y aunque, en el Valle Sagrado en sí, tuviese muchos pretendientes, cuando muy joven, escuchó la palabra del oraculo del arco iris, Wankar Kuichi, que había sido un prisionero en las colinas de delante de Pisaq, profetizando que muchos príncipes llegarian, de diferentes regiones y se casaría con ella aquel que podría construir el puente sobre el río en una noche.



                                (corequenque - dicen que sería el qoriqenqe) (1)



Ella, entonces, apartava todos los pretendientes de Pisaq, a la espera de su salvador prometido, hasta que un día, Asto Rimaq, el hijo de lo kuraka de los wallas, el reino del misterioso Antisuyo, llegó. El joven le trajo muchos regalos maravillosos, pero ninguno como Qoriqenqe, hermoso pájaro de plumaje de oro, con franjas azules, amarillas y rojas, y que revelaba el futuro con su canto dulce.



                                                   (pájaro quetzal))

Al enterarse de la profecía de Wankar Kuichi, el Qoriqenqe dijo que el puente se construiria en una sola noche y que las piedras se liberarían desde las canteras por si mismas. Los dos jóvenes, Inkill y Asto, deberían cruzar el río sagrado. Asto Rimaq queda en la orilla del río mientras que la hermosa Inkill sube la cuesta llevando la mejor Coca, como una ofrenda sagrada, dejando caer las hojas en el suelo, despues de besarlas, constantemente, hasta llegar a la cima. Fue entático al afirmar que si ella se vuelve para mirar, los dos nunca volverían a verse, y la esperanza de su pueblo sería muerta.


Ella prometió seguir las instrucciones del pájaro y, después de cruzar el Willkamayu, empezó a subir la pendiente.
Mal cayó  el primer puñado de Coca sintió un temblor que creció hasta convertirse en un gran movimiento. Las piedras se cayeron, por si mismas, los bloques volaran sobre las aguas. Sus pasos movían el entorno como si estuviera vivo. Algunas piedras se tocában y el contacto producía rayos y relámpagos. De repente, todo se detuvo, a la vez.

Fue entonces cuando la hermosa Inkill no puede soportar la curiosidad y, volviéndose para mirar, se transformó en piedra, mientras que el infeliz prometido fue arrastrado por las aguas turbulentas del Willkamayu - el gigantesco puente no pudo ser construido.

Consumido por el dolor, el ave de Asto Rimaq dijo que su fin estaba cerca y que una vez muerto, deberían dar sus plumas a el Inca. El amarillo, como indicó, era el símbolo de la riqueza, el azul sinónimo de la sabiduría, y el rojo del poder.

Dijo que el Inca debería mantenerlas juntas. Si fueran separadas, eso determinaría la caída del Tahuantinsuyo.
Huayna Qhapaq que no lo sabía, porque los sacerdotes guardaran el secreto para ellos, hizo compartir laa plumas que tenía en su frente, entrelazadas por la maskapaycha, entre sus dos hijos, Huáscar y Atahualpa, el que precipitó el final del Imperio.
 

Esta leyenda se puede leer en:



Maximiliano Rendón, "Leyendas del Valle Sagrado de los Incas y Otros Estudios, Cusco, 1960
 

(1)  UNA EXPEDICIÓN INVESTIGADORA LLAMADA “KOREKENKE”-EN BUSCA DEL AVE SAGRADA DEL CHINCHAYSUYU, dirigida por Númitor Hidalgo Palomino, en el Distrito de Umari, provincia de Pachitea, departamento del Huánuco, dijo que había encontrado el ave qoriqenqe. Los lugareños, le comentaron que habia un ave extraordinariamente hermosa de bello plumaje de las siete colores que representa el color de la bandera del tahuantinsuyo. El grupo cientifico llego al lugar y tras una silenciosa busqueda en el bosque lograron verla y tomarla algunas fotografias. Despues se llevaron las fotografias tomadas al Cusco para constatar y afirmar si esa ave era realmente el "qoriqenqe". En Cusco se entrevistaron con la asociación Birdwatchers (observadores de pájaros) y con una institución especializada “Manu jungle adventures” a cargo de la bióloga y especialista Mg. Rocío Arce, quien dio toda la información pertinente respecto al "Korekenke": el ave Korekenke conocido por los pobladores de Umari, en efecto se trataba de una variedad de QUETZAL.Así el qoriqenqe umarino se trata de una de QUETZAL peruano que también habita los bosque nublosos de Madre de Dios, Cusco, Puno, Bolivia, Cajamarca. Entonces el ave emblemática de los países centroamericanos, México, Guatemala, Honduras, son de la misma familia de los quetzales peruanos y muy emparentados con el QUETZAL huanuqueño.

En Cajamarca, en la reserva o bosque de CUTERVO, hay variedades de Quetzales, muy parecidas con este, pero que en el idioma quechua de la zona es conocido como AVE PILKO.

Estudios de las aves en otras latitudes como Puno y Bolivia, donde en la antigüedad se conocía como Pillko a esta ave emblemática llevaron a el complejo de TIWANAKU donde existen tres portadas principales: El PUMA PUNKU (puerta del Puma), INTI PUNKU (puerta del sol) y el PILLKO PUNKU (puerta del aves agrada).



No puedo dejar de expresar mi opinión al respecto. Yo no creo que se ha extinguido, pero no creo que se ha encontrado. Esperemos que el futuro nos traerá una respuesta, también, para el caso...